Moverse por la ciudad Roma

3 razones para utilizar el bus turístico de Roma

bus turístico Roma


Dice el refrán que «Roma no se hizo en un día», y del mismo modo puede decirse que la capital italiana requiere tiempo y paciencia para ser explorada en su totalidad. No obstante, esta urbe dispone de un medios de transporte públicos capaz de agilizar esta tarea. Hablamos del bus turístico Roma, considerada por muchos como la forma más cómoda, asequible y práctica de explorar la Ciudad Eterna, con independencia del tiempo que permanezcamos en su territorio.

Un transporte a la medida del público turista

Los tíckets del bus turístico Roma mantienen su validez en trayectos de 24, 48 y hasta 72 horas después de la compra de los mismos, lo que demuestra la gran adaptabilidad de este transporte en comparación con otros similares de Europa. Este bus, además, cuenta con ocho paradas y ofrece comentarios explicativos en varios idiomas (incluyendo el español) sobre los diferentes puntos de interés de la ciudad. Como tantos otros de su tipo, se compone de dos plantas, siendo la última descapotable.

Sencillo, asequible y flexible

Las voces más críticas consideran, de forma equivocada, que utilizar este medio de transporte equivale a viajar ‘sobre raíles’. ¡Nada de eso! Al igual que otros medios de transporte similares, el bus turístico Roma ofrece una gran autonomía e independencia a sus usuarios, que pueden bajar y subir a su antojo para conocer a fondo cualquier de los destinos que componen sus itinerarios. El precio oscila ligeramente en función del tipo de billete de adquiramos. Están disponibles el tícket de 24 horas, el de 48 horas y el de 72 horas, siendo este último el más costoso: 35 euros para los adultos, 17 euros para niños y jóvenes de 5 a 15 años y gratis para el público menor de cinco años.

Una aventura por el corazón de Roma

Con una duración aproximada de dos horas, este bus ahorra al público turista el esfuerzo de seleccionar los principales puntos de interés de la Ciudad Eterna. Y es que en su itinerario reconocemos templos como la Iglesia de Santa María de los Ángeles. Situada en la Plaza de la República, este histórico edificio sorprende especialmente por a belleza arquitectónica de su interior, que te invitamos a explorar. Otro tanto puede decirse de la Basílica de Santa María la Mayor, considerada una de las grandes joyas del siglo V por su planta paleocristiana, que ha logrado conservar casi en su totalidad con el paso de los siglos.



A lo largo del recorrido tampoco faltan rincones tan icónicos como el Coliseo, Foro Romano o el Arco de Constantino, este último levantado en el siglo III para conmemorar las victorias de Constantino. Al público turista también le agradará saber que el Circo Massimo, el más grande de Roma, forma parte del itinerario del bus turístico Roma, al igual que la Boca de la Verdad, inconfundible máscara de mármol que se popularizó gracias al film Vacaciones en Roma.

Como no podía ser de otra manera, la ‘joya de la corona’ aparece al final del trayecto, y no podía ser otra que el Vaticano, con su Basílica de San Pedro, sus Museos Vaticanos o su inmortal Capilla Sixtina, mil veces fotografiado gracias a la belleza y valor patrimonial de los frescos realizados por el genio Miguel Ángel. De forma adicional, los viajeros tendrán ocasión de visitar Fontana di Trevi, la Plaza de España, el Panteón o la Plaza Navona.

De forma adicional, señalaremos que el bus turístico Roma está disponible entre abril y octubre 9:00 a 19:00 horas y entre noviembre y marzo hasta las 17:00. Aunque la idea de hacer un viaje por libre resulta muy seductora, recomendamos encarecidamente considerar este medio de transporte, para así ahorrarnos contratiempos y disgustos innecesarios.

3 razones para utilizar el bus turístico de Roma
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article