Ocio y tiempo libre Mallorca, Playas Mallorca

4 datos curiosos del Cabo de Formentor

Cap de Formentor


El llamado ‘Punto de encuentro de los vientos’ atesora una y mil historia por descubrir. Los 300 metros de altura y monumentalidad del Cabo de Formentor no dejan indiferente a nadie, siendo con toda probabilidad uno de los emblemas más reconocibles de Mallorca, dejando a un lado las calas de Mallorca. ¿Sabías que su nombre proviene del latín frumentum?, ¿y que más de 200 personas trabajaron en su construcción?, ¿y que su carretera de acceso es una de las más bellas y peligrosas del archipiélago balear? ¡No te pierdas estas y otras curiosidades del Cabo de Formentor!

Frumentum

Parece claro que Formentor, situado a poca distancia de Port de Pollença, debe su nombre a la palabra latina frumentum (trigo o maíz), que empleaban los romanos para designarla. Menos amable nos resulta el apodo que le otorgaron los griegos: ophiusa, esto es, Isla de las serpientes.

¿Mejor carretera para conducir?

El acceso al faro quizá sea una de las vías españolas con mayor peligrosidad, aunque de una belleza hechizante que invita a recorrerla. En las muchas postales turísticas que ilustran el Cabo de Formentor no se le da mayor importancia, pero cuando nos desplazamos en coche por los estrechos márgenes de esta carretera: casi 20 kilómetros serpenteando, sin arcenes ni quitamiedos, aunque con una panorámica del Mediterráneo que corta el aliento. A pesar de los intentos del Ajuntament de Palma por mejorar su seguridad, sorprende la relativa frecuencia con que algún infortunado conductor se precipita desde sus acantilados.

200 hombres y 36 meses

Como puedes imaginar, la creación del Faro de Formentor no fue coser y cantar. De hecho, entre 1860 y 1863, nada menos que 200 hombres trabajaron codo con codo para levantar el faro que hoy admiramos. El mar puede ser imprevisible, y lo mismo que convirtió la filmación de Tiburón en una pesadilla, la construcción de este faro tuvo que enfrentarse a engorrosas dificultades: los sillares empleados debían transportarse desde Sa Pobla y salvar las tempestuosas aguas en barco, lo que significaba que la rapidez o lentitud de la obra estaba condicionada por la siempre caprichosa mar.



4 datos curiosos del Cabo de Formentor

¿Cómo era la vida en el faro?

A pesar del romanticismo de este oficio, antes de la llegada de las nuevas tecnologías y unos mejores accesos y comunicaciones, los fareros lo pasaban fracamente mal. Garantizar los suministros necesarios para sobrevivir y mantener el faro en funcionamiento, por ejemplo, era especialmente tortuoso, pues las mismas debían llevarse desde Pollença y salvar las aguas en barca, a veces con el mar agitado y desafiante. Se cuenta que, durante los casi 100 años que duró este modo de vida, muchos fareros abandonaron su puesto, no por negligencia sino por falta de víveres. Como tantos otros faros, desde 1970 se encuentra completamente automatizado.

Estos son sólo algunos de los secretos que se ocultan tras el Cabo de Formentor, uno de esos parajes privilegiados que debes visitar a tu paso por Mallorca.

4 datos curiosos del Cabo de Formentor
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article