Pasaporte cultural Roma

5 cosas curiosas que te sorprenderán en Roma

Roma cosas curiosas


¿Qué es lo que hace de Roma una de las ciudades más vivas y atractivas del mundo? No son sus monumentos, ni sus tesoros artísticos, ni su larga y agitada historia. Lo que de verdad convierte a la Ciudad Eterna en un destino único es la capacidad de sorprender al viajero. Y es que descubrirás en Roma cosas curiosas que estimularán tu imaginación y creatividad, invitándote a descubrir una faceta poco conocida y realmente divertida de esta urbe. ¿Nos acompañas?

El Santuario de los gatos

Una de las cosas que llaman la atención del viajero cuando pasea por Roma por primera vez es la gran cantidad de gatos que hay. Esto se debe a varios factores: el amor que sienten los romanos por estos felinos y las leyes municipales que los protegen.

Pero hay un lugar especial en la capital italiana donde la presencia de los gatos es todavía mayor que en resto de la ciudad: el Largo di Torre Argentina, una plaza ubicada muy cerca de Campo dei Fiori. Allí se encuentra el llamado Santuario de los Gatos, un espacio creado en los años 90 para cuidar, alimentar y albergar a cientos de gatos romanos que viven allí como si estuvieran en el paraíso.

Los Sampietrini

Desde hace 500 años, todas las calles del centro de Roma están pavimentadas con un adoquinado especial a base de pequeñas losas de piedra porfírica negra. Estos pequeños adoquines que dibujan figuras en el suelo de las calles y plazas romanas, se han convertido en un símbolo de la ciudad, conocidos con el nombre de Sampietrini (palabra que podríamos traducir como “sanpedritos”).

En los últimos años dos amenazas se han ceñido sobre los sampietrini: por una parte, la pavimentación de algunas calles donde hay tráfico rodado con asfalto y otros tipos de cubierta para evitar accidentes y por otra los “robos” por parte de los turistas, que extraen sampietrini del suelo para llevárselos en su maleta como un original souvenir de su viaje a Roma. Desde luego, no faltan en Roma cosas curiosas por descubrir.

Las estatuas parlantes

Una genuina muestra del sentido del humor de los romanos a lo largo de la historia. En el siglo XVI se inició la costumbre de colgar carteles con mensajes satíricos en el cuello de algunas estatuas durante la noche, para que los transeúntes los leyeran al día siguiente antes de que fueran retirados por las autoridades.



A menudo una estatua respondía a lo que otra había “dicho” el día anterior. La estatua parlante más famosa de Roma es la de Pasquino, cerca de la Piazza Navona. Aún hoy es frecuente encontrarla empapelada con toda clase de textos: declaraciones de amor, quejas vecinales, chistes, alegatos políticos…

El Gianicolo

Las mejores vistas panorámicas de Roma son gratis y se pueden disfrutar desde el Gianicolo, la octava colina de la ciudad. Se trata de un lugar privilegiado lleno de paz, lejos del bullicio de las calles romanas, salvo a las doce del mediodía, cuando se dispara la salva tradicional con el cañón que se sitúa a los pies de la estatua de Garibaldi. Para llegar al Gianicolo hay que tomar el autobús 115 que pasa cerca del Vaticano y atraviesa el Trastevere. El mejor momento para visitarlo, sin duda al atardecer.

Los nasones

Toda Roma está llena de fuentes con una forma muy peculiar colocadas en plazas y en esquinas. Se trata de los nasones (palabra que viene de naso, que significa nariz en italiano).

Dicen que los nasoni son el sistema infalible para distinguir a un turista de un romano: el primero se agachara hasta el chorro para beber; el segundo simplemente tapará con la mano el agujero de la nariz por donde sale el agua para que ésta salga por un chorrito superior apuntando directamente hacia su boca.  Y es que no faltan en Roma cosas curiosas por descubrir, ¿no estás de acuerdo?

5 cosas curiosas que te sorprenderán en Roma
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article