Edificios emblemáticos Madrid, Pasaporte cultural Madrid

5 maravillas que ver en El Escorial

que ver en El Escorial


Uno de los grandes atractivos que Madrid posee es sin duda su localización. Emplazado casi en el centro de la península ibérica, desde la capital cualquier excusa es buena para salir los fines de semana a conocer los atractivos que tiene a su alrededor. Como destino recomendado, te proponemos visitar San Lorenzo de El Escorial, se hace obligada dada su proximidad y su fácil acceso a este hermoso municipio situado a 47 kilómetros al noroeste de la capital. Si te preguntas qué ver en El Escorial, las siguientes líneas te interesan y mucho.

Situado en la ladera meridional de la sierra de Guadarrama, San Lorenzo es un lugar lleno de historia gracias al rico patrimonio arquitectónico que se conserva impulsado por Felipe II y que continuó expandiéndose durante los siglos XVII y XVIII. Además que esté circundado por los montes Abatos y Las Machotas, San Lorenzo ofrece al visitante muchas posibilidades dentro de un entono natural incomparable. La historia de este monumento que ver en El Escorial se remonta hasta la época de la Reconquista con la llegada de habitantes procedentes de Segovia a la parte meridional de la sierra, colonizando este territorio y aprovechando las posibilidades que el enclave ofrecía.

Nos quedamos cortos al enumerar tan sólo cinco maravillas de este lugar con tanto encanto, pero esta es nuestra selección: a partir del siglo XVI el municipio se vinculó principalmente a la figura del rey Felipe II, que desde un principio vio las posibilidades que el paraje ofrecía. Aprovechando el traslado de la capital a Madrid, el rey adquiere unos terrenos para fundar sobre ellos el monasterio de San Lorenzo (Av Juan de Borbón y Battemberg, s/n) bajo la orden de los hermanos jerónimos. Como obra cumbre del estilo herreriano, la construcción se inició en 1563 Juan Bautista de Toledo, que diseñó un proyecto que reunía en un mismo espacio monasterio, iglesia, palacio y panteón real.

Su construcción conmemora la victoria en la batalla de San Quintín contra las tropas francesas celebrada el 10 de agosto, día de San Lorenzo, mártir cristiano que murió en una parrilla. Por esta razón, la planta del monasterio rememora la forma del instrumento que acabó con el santo patrón. Las obras concluyeron en 1584 con Juan de Herrera, transformando los proyectos elaborados de su predecesor. Éste simplificó todavía más la ya escasa decoración que existía hasta que finalmente eliminó las torres para jugar con las pirámides y esferas que caracterizan al edificio. Desde luego, otra de esas maravillas que ver en El Escorial.



Pero el atractivo de este municipio no acaba aquí. Si tras la visita del monasterio no te apetece desplazarte hasta el Valle de los Caídos, en el centro de la localidad encontrarás joyas arquitectónicas de gran valor patrimonial e histórico que desde aquí recomendamos. Por influencia del estilo herreriano, Francisco de Mora construyó la Casa de la Campaña (Paseo de los Alamillos, 2), una edificación que sirvió como lugar de almacenamiento de enseres y cuidado de los animales de la comunidad jerónima que residía en el monasterio. Con unas líneas similares encontramos otro edificio destacado, el Cuartel de los Inválidos y Voluntarios a caballo, un imponente pero a la vez austero edificio del siglo XVIII atribuida a Juan de Villanueva, tomando de nuevo influencias del monasterio para su construcción. Como actual sede Tesorería de la Seguridad Social y el Hogar del Pensionista, se está estudiando la posibilidad de construir en su interior un Centro de Estudios Herrerianos. Durante más de 100 años funcionó también como calabozo.

Junto al Cuartel de los Inválidos y también por obra de Villanueva, se construye un edificio en el que hoy se alberga el Mercado público de San Lorenzo. A finales del siglo XVIII, los vecinos solicitan un lugar para la comunidad que funcionaria como mercado, abacería y hospedaje para los forasteros. Aunque sólo funciona como mercado, el lugar no ha perdido su encanto de antaño a pesar de las muchas restauraciones llevadas a cabo en la cubierta interior por riesgo de hundimiento de la gran claraboya, que peligra cada invierno por fuertes nevadas de la sierra.

Por último te proponemos visitar la Casita del Príncipe, declarado Bien de Interés Cultural desde 1931. Su construcción sigue la línea neoclásica de Villanueva, para el que fue diseñado un pabellón de recreo del rey Carlos IV. Allí podrás descubrir la estética palatina del siglo XVIII rodeada por suntuosos jardines de influencia francesa. Y es que no faltan cosas qué ver en El Escorial.

5 maravillas que ver en El Escorial
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article