Edificios emblemáticos Londres, Pasaporte cultural Londres

5 monumentos de Londres que te impresionarán

monumentos de Londres


Aunque sería muy atrevido hacer una selección con los monumentos de Londres más impresionantes, ya que la capital británica está llena de lugares espectaculares y de gran interés histórico, sí podemos hacer una selección con lo más representativo de la ciudad del Támesis. Y es que maravillas como la Oxo Tower, Victoria Memorial, London Eye o el Monumento al Gran Incendio de Londres no pueden faltar en nuestro itinerario. ¿Te animas a conocer un poco más acerca de ellos antes de visitarlos en persona?

Anfiteatro romano

Si hay algo que muchos viajeros no esperan encontrar en Londres es un anfiteatro romano. Forma parte de aquellas obras aún desconocidas por muchos, incluyendo a los propios londinenses, y cuyo conjunto ha venido a ser conocido como el “Londres oculto”.

El anfiteatro romano de Londres, o, mejor dicho, sus restos, fue descubierto a finales de la década de los 80, y se supone que fue construido hacia el año 70 d.C. en madera, aunque remodelado hacia el año II d.C., empleándose por aquel entonces la piedra en su rehabilitación. Su aforo es de 8.000 espectadores.

El anfiteatro se ubica en el sótano de la Galería de Arte Guildhall, y abrió sus puertas al público en el año 2003. En cuanto a la Galería, ofrece un sinfín de obras pertenecientes al período que abarca desde el año 1670 hasta la actualidad, y se encuentra en Guildhall Yard, cerca de la Catedral de San Pablo. De ahí que sea uno de los monumentos de Londres más emblemáticos.

Oxo Tower

Situada muy cerca del puente de Waterloo, a orillas del río Támesis, la Torre Ower es un impresionante edificio londinense levantado a finales del siglo XIX, aunque a finales de la década de los años 20 sufrió una fuerte remodelación.

Sin embargo, no es hasta los 90 que, salvada de la demolición una década antes gracias a una gran campaña popular, es de nuevo remodelada y se le otorga la apariencia con que la conocemos hoy en día, un gran edificio de estilo art-déco, con una altura de 182 metros y con unas grandes letras encima de ella de color rojo.

Aunque su interior, con galerías, bares, locales para eventos, tiendas de diseño, artesanía y otras, además de 78 apartamentos, no ofrece un especial interés arquitectónico, sí vale la pena subir hasta la planta 42, ya que hay un restaurante en el que podemos cenar mientras disfrutamos de unas espectaculares vistas de la capital británica.

Una vez vista la torre es recomendable dar un paseo por el Gabriel Wharf, un pintoresco y pequeño muelle que se ubica delante de ella, donde encontraremos vistosas paradas de artesanía y pequeños bares.

Victoria Memorial

Estamos ante uno de los monumentos de Londres al que no debemos dejar de acercarnos durante nuestro viaje, el cual, como su nombre nos indica, está dedicado a la reina Victoria, fallecida en el año 1901, el mismo en que la obra fue diseñada, aunque no finalizó hasta una década más tarde. Se encuentra al final de la calle The Mall, cerca del Palacio de Bukingham.

El monumento pesa nada menos que 2300 toneladas, mientras que su anchura alcanza los 32 metros y su altura los 25 metros, y en él se exhiben varias estatuas hechas con mármol de Carrara. Su pilar central, construido en mármol, tiene en su parte superior una gran imagen de la diosa Victoria alada construida con bronce dorado y situada encima de un globo terráqueo. Junto a ella se pueden ver dos águilas, así como las representaciones de la Constancia y e Coraje.



También forman parte del monumento otras estatuas que representan la Justicia, la Verdad, la Maternidad y a la misma reina Victoria en el trono. Algo más abajo, la Manufactura, el Progreso y la Paz.

London Eye

El London Eye, otro de los monumentos de Londres más visitados, fue creado por un grupo de prestigiosos arquitectos con el objetivo de que dicha obra se convirtiera en el punto de referencia de la capital británica, en un intento de que la ciudad tuviera un icono que la representara como la Torre Eiffel a París o la Estatua de la Libertad a los Estados Unidos.

Se trata de una gran noria gigante, con un diámetro de 135 metros, con 32 cabinas, cada una de las cuales representa un barrio de Londres. Estas cabinas se encuentran climatizadas y pueden transportar a 25 personas cada una. Su velocidad (26 cm. por segundo) es tan lenta que los pasajeros pueden entrar y salir sin que se detenga, por lo que nunca deja de girar.

Las cabinas disponen de asientos, pero su amplitud permite que, si lo desean, los pasajeros puedan moverse libremente por ellas. Para ir a London Eye en transporte público podemos bajar en la estación de metro de Westminster. En cuanto a los horarios, son los siguientes:

  • De octubre a marzo: de 10’00 a 20’30 h.
  • De abril a junio: de 10’00 a 21’00 h.
  • Julio y agosto: de 10’00 a 21’30 h.

La entrada de adultos vale poco menos de 20 €, y si se saca por internet tendremos un descuento de un 10%.

Monumento al Gran Incendio de Londres

Por último, no podemos dejar de mencionar uno de los monumentos de Londres que más suelen impresionar al viajero, no tanto por su arquitectura o diseño sino por su significado y por la tragedia humana que esconde tras él, ya que es todo un homenaje a las víctimas del gran incendio que durante 3 días arrasó la ciudad de Londres en el año 1666.

Hablamos de una columna dórica, cuya altitud es de 61 metros, situada en el lugar preciso en que comenzó este gran incendio, en la intersección entre las calles Monument Street y Fish Street Hill. En lo alto de la columna hay una urna dorada con fuego, y en su base un conjunto escultórico en el que se representa la destrucción de la ciudad, así como al rey Carlos II y su hermano Jacobo. Se hallan rodeados por representaciones de la Arquitectura, la Ciencia y la Libertad, que se hallan organizando la reconstrucción de la capital. Una estrecha escalera con más de 300 peldaños nos permite subir hasta la cima del monumento.

5 monumentos de Londres que te impresionarán
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article