Pasaporte cultural Madrid

5 plazas de Madrid que merece la pena visitar

plazas Madrid


Madrid es un destino que se descubre paseando. En sus calles, pero sobre todo en sus plazas, han sido desde siempre el alma de la ciudad, lugares de encuentro y reunión, espacios para ceremonias y fiestas, testigos mudos de manifestaciones y hechos históricos. Este es nuestro recorrido por algunas de las plazas Madrid más cautivadoras, unas muy diferentes de otras, pero todas ellas bonitas, interesantes y de gran valor patrimonial. ¡No te las puedes perder!

Plaza Mayor

Probablemente la plaza más famosa de Madrid, situada en pleno corazón del casco viejo. Se construyó por orden de Felipe II sobre la antigua Plaza del Arrabal, donde se encontraba el mercado más popular de la ciudad a finales del siglo XV. La estatua ecuestre del “rey prudente” preside la plaza.

Uno de sus edificios más emblemáticos es la Casa de la Panadería, obra de Diego Sillero, que es en la actualidad la sede del Centro de Turismo de Madrid. Siempre llena de vida y de artistas callejeros, aquí encontramos también algunos de los comercios más antiguos y famosos de la capital como la sombrerería La Favorita, además de numerosos bares y tabernas situadas en la misma plaza o las calles aledañas donde probar el popular bocadillo de calamares.

Plaza de Oriente

Monumental, majestuosa, espectacular… Con estos adjetivos podemos describir otra de las plazas Madrid más cautivadoras. La Plaza de Oriente presenta siempre un aspecto magnífico a los ojos del viajero. Dos hermosos e imponentes edificios flanquean la plaza: el Palacio Real y el Teatro Real, que componen un elegante paisaje urbano ornamentado por el verdor de los Jardines de Sabatini, de Lepanto y del Cabo Noval. Para rematar su espíritu regio se levantan allí una interesante colección de esculturas de veinte reyes españoles de la época medieval.

A pesar de su nombre, no hay mucho de oriental en esta plaza. En realidad se debe simplemente al hecho de encontrarse “al oriente de Palacio”, aunque existe otra teoría que vincula su nombre con el rey José I y la masonería. El monumento a Felipe IV que allí se levanta es célebre por ser la primera estatua ecuestre del mundo sujetada únicamente por las patas traseras del caballo.

Plaza de Santa Ana

Para muchos madrileños y no pocos turistas, la noche empieza en los bares y las terrazas de la Plaza de Santa Ana. Gracias a su estratégica ubicación a medio camino entre la Puerta del Sol y el Paseo del Prado, siempre ofrece una atmósfera animada y llena de color tanto de día como de noche.



Con muchos árboles y amplios espacios peatonales, el encanto de la Plaza de Santa Ana es innegable. Además, su aspecto es más propio del de una plaza de una ciudad pequeña que el de la de una gran capital como Madrid. Un lugar perfecto para sentarse a tomar algo y ver pasar la vida mientras nos observan las estatuas de Federico García Lorca y Calderón de la Barca. Sin lugar a dudas, una de esas plazas Madrid que nunca dejará de sorprendernos.

Plaza de España

Imperdonable visitar Madrid sin pasar por la Plaza de España y saludar a la emblemática estatua de Don Quijote y Sancho Panza, que es en realidad un monumento a Miguel de Cervantes. Sus árboles, el verde césped y sus bancos de piedra hacen de ella un rincón fresco donde guarecerse en verano y descansar del ruido y de las prisas de la ciudad.

A dos pasos de esta extensa y bonita plaza se encuentra el Templo de Debod, uno de los lugares más mágicos del centro de Madrid, así como los Jardines de Sabatini y todos los teatros y locales de ocio de la Gran Vía.

Plaza de la Villa

No podía faltar en nuestro listado otra de las más importantes plazas Madrid. Hablamos, como no podía ser de otra forma, de la Plaza de la Villa, la más antigua de Madrid y sede del principal mercado de la ciudad en tiempos medievales. Allí se levantan destacados edificios como la Casa de la Villa, que fue hasta hace tan sólo unos pocos años años la sede del Ayuntamiento, la Casa de Cisneros y la Casa y torre de los Lujanes, donde estuvo cautivo el rey Francisco I de Francia tras ser hecho prisionero por los ejércitos de Carlos I durante la batalla de Pavía, en 1525.

Para los amantes de la historia, este es un enclave de gran interés por muchos motivos, pero sobre todo por haber sido el corazón del Madrid de los Austrias.

5 plazas de Madrid que merece la pena visitar
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article