Edificios emblemáticos Berlin, Pasaporte cultural Berlin

5 razones para visitar el Museo Bode de Berlín

Museo Bode Berlín


Son cinco los museos que se ubican en la Museumsinsel (isla de los museos) de Berlín, una isla que emerge en el cauce del río Spree a su paso por la capital alemana, un gran cofre del tesoro de la historia, el arte y la cultura mundial.

Uno de estos cinco templos del conocimiento es el Museo Bode Berlín, o Bode Museum, en cuyo interior de exponen algunas de las más importantes obras del arte europeo. Fue inaugurado en 1904 con el nombre de Kaiser–Friedrich–Museu, en honor del emperador alemán Federico III. Más tarde, en el año 1951, sería rebautizado con el nombre del historiador y amante del arte Wilhelm von Bode, verdadero artífice de la colección.

¿Por qué no debemos dejar de visitar este museo durante nuestra visita a Berlín? He aquí cinco razones:

Museo Bode Berlín, un espectacular edificio barroco

Tan importante como el contenido es el continente, y en este caso se trata de uno realmente impresionante: un edificio neobarroco construido en el siglo XIX en el que destaca una grande y bella cúpula de 39,50 metros de altura, que fue remodelada en el año 2006 para devolverle su recubrimiento original de pizarra verde.

El edificio estuvo a punto de ser reducido a escombros durante la II Guerra Mundial a causa de los bombardeos aliados. De hecho, su estructura fue gravemente dañada pero el gobierno de la Alemania Oriental, ya que tras la Toma de Berlín en 1945 el museo quedó englobado en el sector soviético, se encargó de su reconstrucción.

La colección de esculturas

En el Museo Bode Berlín se exhiben numerosas esculturas de diferentes países del viejo continente que van desde la Edad Media hasta el siglo XIX. Sin embargo, el grueso de a colección se centra en Italia, y especialmente en el periodo renacentista, donde brillan algunas obras firmadas por el mismísimo Donatello.

El Museo de Arte Bizantino

Esta colección contiene obras de arte y objetos cotidianos del Imperio Bizantino y datados entre los siglo III y XV d.C. La procedencia de estos objetos corresponde a todo el ámbito geográfico del imperio, desde Italia y Turquía, hasta los países balcánicos y Grecia, el norte de África, Oriente Medio e incluso Rusia.



La fama de la colección de arte bizantino del museo se debe a algunos tesoros como el sarcófago tardorromano procedente del imperio romano occidental, las tallas de marfil y mosaicos que ejemplifican el trabajo virtuoso de los artistas de la corte de Constantinopla, la colección de iconos ortodoxos y la rica muestra de artículos de uso cotidiano y rituales religiosos de los cristianos coptos de Egipto.

El Gabinete numismático

Sin duda una de las colecciones especiales más antiguas de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano, pues se remonta al siglo XVI. Esta vasta y valiosa colección de monedas obtuvo el estatuto de un museo propio en 1868, y fue incluida en el Museo Bode Berlín cuando este fue creado.

Se trata en todo caso de una de las colecciones numismáticas más grandes del mundo. Contiene monedas y objetos de acuñación antiquísimos, monedas griegas, romanas, árabes, medievales y medallas de distintas épocas, entre otros muchos tesoros.

Conciertos al aire libre

Además de las maravillas que se exhiben el en interior del museo, en el gran patio que se abre frente a la fachada principal del edificio cada verano tienen lugar una serie de conciertos de música clásica al aire libre que hacen las delicias tanto de los berlineses como de los turistas. Si visitas la ciudad en la época estival, no te lo puedes perder.

El Museo Bode Berlín se encuentra en el extremo norte de Museumsinsel y se accede a él a través del Puente Monbijou o Monbijoubrücke. Abre sus puertas todos los días (excepto los lunes) de 10:00 a 18:00 horas. El precio de la entrada es de 10 euros.

5 razones para visitar el Museo Bode de Berlín
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article