Edificios emblemáticos Londres, Pasaporte cultural Londres

7 cosas que no puedes perderte en el centro de Londres

centro de Londres


Londres es una ciudad que posee tantos lugares de interés que se necesitaría mucho tiempo para poder conocerlos todos. Es una difícil tarea decidir qué es lo que debemos visitar en el centro de Londres y qué debemos dejar para otra ocasión. Sin embargo, cuando alguien viaja a la ciudad por primera vez, existen una serie de lugares que casi podemos considerar de visita obligatoria, por ser, no forzosamente los más importantes, pero sí los más populares o emblemáticos, auténticos iconos de la capital londinense.

Big Ben

Uno de los primeros lugares que debemos ir a ver cuando viajamos a Londres por primera vez es, sin ninguna duda, el Big Ben. Inaugurado en el año 1859, forma parte del Palacio de Westminster. De hecho, aunque por extensión se suele usar popularmente este nombre al referirse a la torre del reloj, en realidad Big Ben es el nombre de la campana situada dentro de la torre.

La torre de Big Ben, de estilo neogótico y con una altitud de 96 metros, es un auténtico icono para los británicos. De entre las torres con relojes de cuatro caras, como es el caso, es la tercera más alta del mundo. Con toda seguridad, una parada obligada en el centro de Londres.

Palacio de Bukingham

Otra de las obras que no debe dejar de ver nadie que visite Londres por vez primera es el Palacio de Buckingham, situado entre dos parques, el de Green Park y el de St. James Park. Es muy conocido por ser la residencia de la familia real, aunque también porque en él se lleva a cabo el famoso Cambio de Guardia, que constituye un gran reclamo turístico.

El Palacio, de estilo neoclásico, empezó a construirse en el año 1709, y no fue finalizado hasta el 1829. Muy cerca del mismo se encuentran las Caballerizas Reales, un especial lugar al que vale también la pena acercarse.

Catedral de San Pablo

Otra de las obras que deben visitarse en pleno centro de Londres es la Catedral de San Pablo. Se sitúa en Ludgate Hill, y se levantó en el mismo lugar en que anteriormente había una iglesia, también consagrada a San Pablo, y que había sido edificada en el año 604.

Esta Catedral, la segunda más grande del mundo, tiene una altitud de 111 metros y, durante mucho tiempo fue el edificio más alto de Londres, existiendo la prohibición de construir ningún otro que le superara. Se construyó entre los años 1676 y 1710, en estilo barroco, y destacan sus dos cúpulas, que pueden ser visitadas. En su interior guarda valiosas obras de arte, entre ellas una estatua del Duque de Wellington, obra de Alfred Stevens.

Abadía de Westminster

La Iglesia Colegiata de San Pedro de Westminster, más conocida popularmente como Abadía de Westminster, se sitúa junto al Palacio del mismo nombre. Fue construida a principios del siglo XI en estilo románico, y reconstruida, esta vez en estilo gótico, entre los siglos XIII y XVI.



Es una de las obras indispensables de ver en Londres, una construcción con una importante carga histórica, que ha sido testigo de algunos de los más importantes acontecimientos que han tenido lugar a lo largo de los siglos en Londres. Tradicionalmente, es el lugar en el que se llevan a cabo tanto las bodas como los entierros de los monarcas británicos.

La Torre de Londres

La Torre de Londres se ubica a orillas del río Támesis, en la zona de Tower Hamlets, y es una de las obras de Londres que más afluencia turística atrae. Fue construida a mediados del siglo XI. Se trata en realidad de un complejo formado por varios edificios, y a lo largo del tiempo ha tenido muy diversas misiones. Así, la Torre de Londres ha hecho la función de prisión, de fortaleza e incluso durante siglos fue el punto por el que entraban las mercancías que llegaban a Londres por el río Támesis. Actualmente, en este lugar es donde se guardan las joyas de la Corona Británica.

El Museo de Cera de Londres

El de Londres es uno de los museos de cera más famosos del mundo, y uno de los lugares que debemos intentar visitar si viajamos a Londres. Es conocido como Museo de Madame Tussauds, y posee la colección de figuras de personajes conocidos más grande del planeta. Se halla en Marylebone, en el centro de Londres.

El museo fue inaugurado en el año 1835, y en este tiempo, aunque el de Londres es la sede central, se ha expandido y dispone de otros museos en distintas partes del mundo, como París, Berlín, Tokio o Sidney, entre otros.

Hyde Park

Por último y no menos importante, no podemos dejar de citar uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Londres, el Hyde Park, uno de los nueve parques reales de Londres. En su interior tendremos oportunidad de ver el Lago Serpentine, que divide el parque en dos, o el Palacio de Cristal, construido para la Exposición de 1851. Estos jardines constituyen un auténtico pulmón verde en la ciudad del Támesis, amén de un punto de encuentro entre turistas y oriundos, que suelen acudir con sus familias a pasar un agradable día en plena naturaleza e incluso disfrutar de algún pícnic en pleno centro de Londres.

7 cosas que no puedes perderte en el centro de Londres
5 (100%) 1 vote
Previous ArticleNext Article