Pasaporte cultural Portugal

7 cosas que ver en Portugal en dos días



¿Sólo 48 horas en Lisboa, Oporto u otras ciudades lusas?, ¿crees que no tendrás tiempo para nada? ¡En absoluto! Hay mucho que ver en Portugal en dos días. Como estás a punto de descubrir, una visita relámpago a sus dos ciudades con mayor historia, Lisboa y Oporto, da para mucho, especialmente si te organizas de forma eficaz. Pero ¿qué sorpresas te depara esta rápida per intensa aventura turística?

Primer día: Lisboa y sus maravillas antiguas

Lisboa, la capital lusa, es una de las ciudades más bellas y cosmopolitas de Europa. Ubicada sobre una serie de colinas cerca de la desembocadura del río Tajo, esta urbe está plagada de atracciones turísticas. Un buen ejemplo es el Museo Nacional de Arte Antiga. Esta es la galería nacional de Portugal y alberga la mayor colección de pinturas portuguesas de los siglos XV y XVI. Asimismo, cuenta con exhibiciones igualmente impresionantes de arte europeo, oriental y africano se agrega al encanto. El museo fue construido sobre los restos del monasterio carmelita de San Alberto, que fue prácticamente destruido en el terremoto de 1755.

Otro de los rincones más buscados en Lisboa es el Mosteiro dos Jerónimos, uno de los grandes hitos de Portugal. Este impresionante monumento de gran importancia histórica y cultural fue merecedor de recibir la denominación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Cerca del río, en el atractivo barrio de Belém de Lisboa, el monasterio fue erigido por encargo por el rey Manuel I en 1501. Construido para honrar el viaje épico de 1498 de Vasco da Gama a la India, este lugar es un símbolo de la riqueza de la época del descubrimiento del Nuevo Mundo. De ahí que sea un rincón de culto, prácticamente.

No podía faltar entre los tesoros que ver en Portugal en dos días el Castelo de São Jorge, la más reconocida de las principales atracciones de Lisboa, ubicado cerca de Alfama, en la cima de una colina que domina la capital portuguesa. Este es uno de los destinos turísticos más populares, gracias a sus impresionantes almenas, su cautivador museo y su fascinante sitio arqueológico, que convierten la visita al castillo en una experiencia gratificante para toda la familia.

Pero la visita a la capital lusa quedaría incompleta sin pasar por el Barrio Alto, la zona tradicional de Lisboa, que se jacta de ser una de las pocas no afectadas por el terremoto de 1755. Originalmente, este era el ‘reino’ de los más acomodados e incluso hoy se pueden ver casas nobles, algunas con sus propias capillas. En la actualidad, Bairro Alto es básicamente un centro de vida nocturna en el corazón de Lisboa.

Segundo día: Oporto, una parada obligada



Rivalizando en belleza con la capital portuguesa tenemos Oporto, otra ciudad que no tiene desperdicio para del publico turista. Esto se hace patente en la Catedral de Oporto, la iglesia más importante de la ciudad, construida en los siglos XII y XIII. En su interior, destacan el claustro gótico y los frescos de la capilla, así como la escultura Teixeira Lopes en el baptisterio y el retrato medieval de Nuestra Señora de Vandoma, patrona de la ciudad. Cuando los lugareños hablan de la ‘Sé’, no solo se refieren a la catedral: el nombre también se aplica al distrito histórico en el corazón de Oporto.

Otra de las cosas que ver en Portugal en dos días es Ribeira. Este antiguo distrito de la ciudad, ubicado junto al Duero, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, un raro honor para un barrio. Pero el Ribeira no es un barrio cualquiera, a decir verdad. Si decides recorrer sus pintorescas calles, rebosantes de cafeterías y animación, no olvides dejarte caer por el Muro de Bacalhoeiros, el museo Casa do Infante, la Rua da Reboleira, la plaza Cubo, la iglesia São Nicolau o las ‘Alminhas da Ponte’, escultura del artista Teixeira da Lopes.

Tampoco puedes olvidar durante tu escapada a Oporto hacer una visita a Serra do Pilar, una colina dentada sobre el río Duero en el lado de Gaia. No hace falta decir que la vista es espectacular, sobre todo al atardecer, cuando es posible conseguir fotografías de concurso. En este lugar, son paradas obligadas el monasterio del siglo XIII, para conocer más sobre los cuatro sitios del Patrimonio Mundial en la región norte de Portugal: los centros históricos de Oporto y Guimarães, así como la región vinícola del Duero y el Parque Arqueológico de Côa.

Como era inevitable, en esta selección de lugares que ver en Portugal en dos días hay notables ausencias, pues una escapada de 48 horas limita considerablemente las posibilidades. Con todo, los rincones citados te ayudarán a ‘darle un mordisco’ a la geografía portuguesa, cuyas maravillas son ilimitadas.

7 cosas que ver en Portugal en dos días
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article