Edificios emblemáticos Roma, Pasaporte cultural Roma

8 maravillas que ver en el centro histórico de Roma

centro histórico de Roma


Si quieres descubrir la esencia romana, el Castel Sant’Angelo, la Piazza del Popolo, las Termas de Caracalla, las Catacumbas o el Coliseo no pueden faltar en tu itinerario. Estas y otras maravillas dan forma al centro histórico de Roma, que con toda seguridad es la parte más visitada de la capital italiana. ¿Te gustaría descubrirla a fondo?

Piazza del Popolo

Como bien sugiere su nombre, la Plaza del Pueblo (más común en italiano, Piazza del Popolo) figura entre las más queridas y concurridas de la Ciudad Eterna. Sería Giusseppe Valadier quien trazaría el diseño de esta plaza a principios del siglo XVII, siguiendo los principios neoclásicos, si bien los orígenes de esta plaza se pierden en las arenas del tiempo. El principal aliciente para el público turista es la Iglesia de Santa Maria del Popolo, en cuyo interior descansan frescos de Caravaggio y otros genios de la pintura universal.

Castel Sant’Angelo

A orillas del Tíber encuentra su sitio esta vistosa fortaleza, que se complementa con el puente del mismo nombre, flanqueado por numerosas esculturas de ángeles. Fue erigido entre el 135 y el 139 por el emperador Adriano, y aunque su arquitectura nos induce a pensar que el Castel Sant’Angelo pueda haber servido de modelo a las fortalezas medievales del siguiente milenio, debemos señalar que recibió múltiples modificación durante el periodo medieval y el renacimiento. Sin lugar a dudas, una de las grandes maravillas del centro histórico de Roma.

El Panteón de Agripa

Empleado con la doble finalidad de honrar a los dioses y llevar la noción del tiempo (hacía las veces de reloj solar), este panteón fue erigido por Publio Elio Adriano y era conocido coloquialmente entre los romanos como La Rotonda. A todas luces, su fachada principal sirvió de inspiración a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para el diseño de su inconfundible logotipo.

Columna Trajana

Con motivo de la conquista de Dacia, Marco Ulpio Trajano mandó construir una columna de 200 metros, con una veintena de bloques marmóreos, provistos de relieves con imágenes diversas. El rasgo característico de la columna es un friso enroscado, que gira 23 veces desde su base hasta su punto más alto, coronado en sus inicios con un águila, si bien hoy muestra una escultura de San Pedro.



Reliquias del Foro Romano

La cuna de la Antigua Roma debe buscarse en la Via della Salara Vecchia, donde descansan las reliquias de la Curia Romana, los templos de Vesta, de Antonio y Faustina, de Saturno, de Vespasiano o de Castor y Pólux o el Arco de Septimio Severo o el de Tito. Hablamos del Foro Romano, parada obligada para los amantes del arte y especialmente de esta civilización mediterránea.

Catacumbas

Otra de las maravillas del centro histórico de Roma son las Catacumbas, una serie de interminables galerías subterráneas donde descansan millones de esqueletos, algunas formando arcos y otras formas arquitectónicas bastante macabras. Sus orígenes datan del siglo II, y pueden diferenciarse las catacumbas de San Calixto, Domitila, San Sebastián, Santa Inés y Priscila.

Termas de Caracalla

Emplazadas en la Via delle Terme di Caracalla, las Termas de Caracalla son un ejemplo más del esplendor que llegó a alcanzar el Imperio Romano. En el año 216 fueron inauguradas estas termas por decisión del emperador Caracalla, siendo por aquel entonces uno de los más importantes centros termales. Más allá del glamour que daba forma a su interior, destacaba la presencia de Toro Farnesio, sensacional escultura que te invitamos a descubrir en el Museo Arqueológico de Nápoles. Como anécdota, merece la pena señalar que algunas de las fuentes romanas reutilizaron bañeras y pilas de estas termas, que sufrieron el abandono hacia el año 500.

El Coliseo

No podía faltar en esta selección uno de los grandes must del centro histórico de Roma. Esta colosal estructura debió regalar miles de horas de entretenimiento a los ciudadanos romanos, pues acogió espectáculos de gladiadores, entre bestias y hombres e incluso batallas navales, cortesía de Julio César.

8 maravillas que ver en el centro histórico de Roma
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article