Pasaporte cultural Portugal

8 tesoros que ver en Portugal



Portugal batió un nuevo récord de visitantes en 2017, con más de 21 millones de viajeros internacionales, una cifra increíble considerando las dimensiones del territorio luso, multiplicando por dos su población (10,32 millones de habitantes). Para entender por qué el turismo ha enloquecido con este destino, es indispensable analizar sus principales lugares de interés.

Y es que hay mucho que ver en Portugal. El Algarve, Torre de Belém, Playa Miramar, Amarante o las Islas Azores figuran entre lo mejor de lo mejor de este destino, entre otras muchas maravillas, cuyos secretos te desvelaremos a continuación.

¿Cuáles son las grandes maravillas turísticas que ver en Portugal?

Torre de Belém

Construida en la orilla norte del Tajo entre 1514 y 1520 como parte del sistema de defensa del estuario del Tajo, la Torre de Belém es una de las joyas arquitectónicas del reinado de Manuel I. En la torre se pueden distinguir dos modelos arquitectónicos muy diferentes: la torre medieval y el moderno baluarte, que permitía disparos de a larga distancia.

La Torre de Belém es una referencia cultural y un símbolo de Portugal, así como del intercambio con otras culturas y civilizaciones, que ha dado como resultado una arquitectura abigarrada y única. Desde 1983 la Torre de Belém está considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad por el comité de la Unesco. Con toda seguridad, una de las grandes maravillas que ver en Portugal.

El Algarve

Para muchos, el Algarve es uno de los lugares menos portugueses de Portugal, lo que no significa que no tenga cierto encanto. Por su belleza y exotismo, este destino atrae a hordas interminables de turistas, especialmente británicos. Hablamos de la región más meridional del país, conocida por sus playas atlánticas y sus campos de golf, así como por sus aldeas de pescadores y la presencia de villas, hoteles, bares y restaurantes entre Lagos y Faro.

Playa Miramar

Otro de los mejores destinos que ver en Portugal es la playa de Miramar, también conocida como Praia do Senhor da Pedra, que es uno de los arenales más bellos para disfrutar. Esta playa tiene una característica única e inconfundible: una pequeña capilla construida sobre una roca en mitad de su franja costera.

Ubicada en la ciudad de Vila Nova de Gaia, en Oporto, la Playa Miramar goza de una gran accesibilidad. Puedes llegar a través del tren Linha de Aveiro en Campanhã o en coche siguiendo la autopista A8. El mejor momento para visitarlo es al final del verano, cuando la masificación turística permite disfrutar de un poco de tranquilidad.

Amarante

No muy lejos de Oporto, en el norte del país, Amarante es un gran lugar para explorar algunas de las historias de esta hermosa región. Elegantemente ubicado en una curva en el Río Tâmega, el tranquilo pueblo de Amarante está dominado por una llamativa iglesia y un monasterio, ubicados al lado de un puente medieval reconstruido. Las riberas de los ríos cubiertos de sauces le otorgan un encanto pastoral, al igual que las casas con balcones y los muchos senderos del lugar.

Pero Amarante esconde uno y mil secretos, siendo además una meca de la gastronomía. Además del vino, la región produce excelentes quesos, fumeiros (carnes ahumadas) y ricos pasteles, que merece la pena degustar.



Jardín Buddha Eden

Parques naturales hay muchos en Portugal, al igual que en el resto de Europa. Pero si deseas descubrir un lugar único en el mundo, debes dirigir tus pasos hacia Quinta dos Loridos, en Bombarral, a una hora de Lisboa, donde se encuentra el jardín oriental más grande del continente.

Hablamos del Jardín Buddha Eden. A lo largo de estas 35 hectáreas de tierra verde se pueden ver budas, pagodas, estatuas de terracota y esculturas orientales. La escalera central es uno de los puntos más hermosos del parque, donde el Buda dorado te ofrece la bienvenida. El jardín está abierto todos los días del año, costando la entrada entre 4 euros por persona.

Islas Azores

En mitad del Atlántico, en algún lugar entre la parte continental de Portugal y los Estados Unidos, encontrarás las islas de las Azores. Su ubicación en las fallas de tres plataformas continentales hace de este archipiélago volcánico un paraíso para los viajeros y amantes de la aventura, con incontables volcanes, arrecifes, respiraderos de vapor y cuevas por explorar.

La isla de Sao Miguel es, con mucho, la más más accesible para los viajeros, gracias a los vuelos de bajo presupuesto que operan desde Lisboa y Oporto. También cuenta con opciones de alojamiento y diversos medios de transporte en la isla. Las otras islas de Azores están bastante fuera de lo común, con una logística más desafiante, aunque sabrán recompensar un viaje furtivo a su territorio, pues todo en las Islas Azores merece el esfuerzo.

Óbidos

Esta pintoresca ciudad medieval es atractiva para el ojo del turista, gracias a sus calles adoquinadas, sus casitas blancas y una pared exterior del castillo aún intacta, que captura buena parte de los flashes de los turistas. Por otra parte, Óbidos atesora rincones únicos en el mundo, como el Jardín Buddha Eden, uno de los espacios verdes de estilo orignetal más cautivadores de Europa.

Sintra

Todo en esta pintoresca ciudad merecería un capítulo aparte. Entre las grandes maravillas que atesora, destaca el Palacio de Pena, uno de los muchos opulentos edificios levantados por realeza portuguesa en Sintra. El Cabo da Roca, la Praia da Adraga o los palacios de Sintra, de Monserrate y de Queluz completan un retrato turístico muy apreciado.

En vista de lo anterior, parece claro que hay mucho, muchísimo, que ver en Portugal, un destino muy exótico que seguirá batiendo récords de turismo en los próximos años.

8 tesoros que ver en Portugal
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article