Fiestas y tradiciones Ibiza, Pasaporte Cultural Ibiza

¿Aún no has vivido la Semana Santa en Ibiza?



Procesiones, nazarenos, marchas sacras y un penetrante aroma a incienso dominan las calles de la capital ibicenca y otros puntos del territorio durante la Semana Santa, una de las festividades más bellas de las Islas Baleares. Aunque su popularidad no puede compararse a las fiestas homólogas de Sevilla o Málaga, son muchos los atractivos únicos que encierra este acontecimiento. Así pues, si quieres descubrir por qué merece la pena disfrutar de la Semana Santa en Ibiza, no dejes de leer, porque las siguientes líneas te sorprenderán gratamente.

La Semana Santa en Ibiza supone una sacudida para destinos como Dalt Vila, Santa Eulària y Formentera, pues sus calles, plazas y avenidas dan la bienvenida a numerosos actos, tales como desfiles de nazarenos, marchas religiosas, solemnes procesiones y otras manifestaciones, a las que se suscribe gran parte de la población ibicenca.

A grandes rasgos, la Semana Santa en Ibiza se desarrolla entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurección, momento culmen de esta festividad, que celebra entre estos días el Jueves y el Viernes Santo, también de asistencia obligada, por la belleza de sus actos. Sin embargo, este periodo festivo no interesa únicamente a los turistas más temerosos de Dios. También quienes buscan el low cost sabrán apreciar las ventajas que lo convierten en un momento ideal para visitar Ibiza.



Razónes de peso para descubrir Ibiza en Semana Santa

Una de las grandes razones para dejarse conquistar por la Semana Santa en Ibiza es su clima, pues a finales de mayo las temperaturas se encuentran en un punto óptimo: ni demasiado frías ni demasiado calurosas. La masificación turística, por su parte, es muchísimo menor, de forma que podremos evitar largas colas, decansar de playas y calas (a veces) completamente solitarias o disfrutar mejor de nuestra visita a monumentos y edificios históricos. Sin embargo, más allá de la escasa afluencia de turistas y las bondades del clima podemos mencionar la asequibilidad de los precios. Y es que la reserva de vuelos, los alojamientos y otros servicios ofrecen grandes rebajas, en comparación con la temporada alta, lo que permitirá a muchas familias disfrutar de sus vacaciones durante más tiempo.

De forma adicional, visitar Ibiza en Semana Santa es una invitación sincera a descubrir edificios históricos como la Catedral o el Ayuntamiento, el Museo Puget o los baluartes de Sant Pere, Sant Jaume y Sant Bernard de las murallas de Dalt Vila, declaradas Patrimonio de la Humanidad por el comité de la Unesco en 1999. Desde luego, este destino balear tiene muchísimo que ofrecer a sus visitantes.

¿Aún no has vivido la Semana Santa en Ibiza?
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article