Edificios emblemáticos China, Pasaporte cultural China

Buda de Leshan: 71 metros de altura, historia y leyenda

Buda de Leshan en China


China y la India atesoran algunos de los Budas más impresionantes del mundo, como el Tian Tan Buddha, el Hussain Sagar de Hyderabad o el Gran Buda de Hong Kong. Sin embargo, ninguno puede competir con el Buda de Leshan en China, una de las grandes maravillas de este gigante asiático, junto con la Gran Muralla. Si quieres descubrir todos y cada uno de sus secretos, tienes una cita obligada con las siguientes líneas. ¿Te las vas a perder?

Leshan, una de las poblaciones más bellas de Chengdu, cuenta con una de las representaciones de Siddharta Gautamam más visitadas del mundo. Hablamos del Buda de Leshan en China, una auténtica proeza arquitectónica que ha sobrevivido las amenazas del paso del tiempo durante 1300 años.

Elaborada en piedra con métodos escultóricos tradicionales, este monumento se levantó durante la dinastía Tang, empleando piedra arenisca y la habilidad de los maestros escultóricos de la época. Más sorprendente aún es conocer su altura, nada menos que 71 metros de altura, que se elevan de forma majestuosa entre los afluentes de Min, Qingyi y Dadu. Como descubriremos a continuación, fue la superstición de los antiguos pobladores de Leshan la que impulsó la construcción de este gigantesco Buda, considerado aún en la actualidad como uno de los amuletos de Chengdu.



¿Cuál es la historia detrás del Buda de Leshan en China?

Los orígenes del Buda de Leshan en China se remontan al año 713 a.C, cuando durante el período Tang creció el rumor de que las aguas donde confluían los ríos Min, Dadu y Qingyi albergaban espíritus malignos. Esta creencia se debía a los frecuentes hundimientos de embarcaciones en este punto, como consecuencia de las violentas olas que se producían en esta encrucijada natural. Sería Hai Tong quien propondrían levantar el espectacular Buda que conocemos y admiramos en la actualidad. No obstante, las autoridades regentes no le debieron dar mayor importancia, dado que fue el propio Tong quien se ocupó de recaudar el dinero y comenzar las obras de esta escultura, a la que dedicó el resto de su vida. De hecho, este monje no llegó a ver culminada su obra, pues su inagauración (en el año 803) se celebró después de su muerte.

En vista de lo anterior, a nadie debe sorprender que el Buda de Leshan en China haya sido declarado como Patrimonio Mundial por el comité de la Unesco. Si quieres visitarlo, la entrada tiene un coste de unos 10 euros apróx. Puedes desplazarte hasta Leshan en tren, autobús o barco desde el Aeropuerto de Chengdu.

Buda de Leshan: 71 metros de altura, historia y leyenda
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article