Gastronomia

Castilla y León, tierra de vinos irresistibles



Aunque su fama no alcanza la de La Rioja, las denominaciones de origen del vino en Castilla y León figuran entre las más destacadas a nivel nacional. Regiones del Bierzo, Rueda, Cigales o Zamora cuentan con vides de gran calidad, que regalan al paladar entrenado productos de primerísimo nivel.

En primer lugar, la denominación de origen Rueda engloba a 72 municipios de las provincias de Valladolid, Segovia y Ávila. La uva más extendida es la Verdejo, que representa algo más del 65% del total cultivado. La denominación se asienta en una llanura y debido a la meteorología el viñedo tiene un rendimiento muy bajo, pero de excelente calidad. Como sello de identidad del vino de Rueda, la denominación cuenta con 6 tipos de contra etiquetas para vinos blancos y 4 tipos de contra etiquetas para vinos blancos. Destacar también que fue la primera D.O. de Castilla y León.

La denominación de origen Bierzo, por su parte, está situada en la provincia de león, en la comarca de su mismo nombre, limitando con Galicia. Ya se conoce la existencia de viñedos en la zona desde hace unos 2000 años, con lo cual estamos hablando de una zona con una amplia tradición vitícola. Es una de las denominaciones que más ha progresado en los últimos años, cabe destacar su reciente añada del 2005 calificada como excelente. La mencía es la uva principal de esta zona.

Le sigue la denominación de origen Cigales, situada en el norte de la provincia de Valladolid y el sur de la de Palencia, comprendiendo en esta el municipio de Dueñas. La zona de viñedo se extiende a ambas márgenes del río Pisuerga, con una superficie aproximada de 574 km2. Ya en el siglo X se cultivaban viñedos en esta zona, lo cual habla de la tradición vitícola de la zona. La variedad de uva Tinta del País es la más cultivada con el 70% de la superficie total de viñedo. Una parte significativa de la producción de esta denominación se exporta al extranjero.



La denominación de origen Ribera del Duero esta situada en la confluencia de 4 provincias: Soria, Segovia, Burgos y Valladolid, la denominación se extiende a orillas del río Duero a lo largo de 110 km y a lo ancho en 35 km. La variedad principal de uva es la Tempranillo también conocida como Tinta del País. En esta denominación se elaboran solo vinos tintos y rosados, siendo famosa por sus tintos. Cabe también destacar que las características del terreno y las características climáticas de esta zona son ideales para la elaboración de vinos de alta calidad.

Por último, la denominación de origen Toro se encuentra situada en el sudeste de la provincia de Zamora de la cual forman parte 12 municipios y 3 municipios situados en la cercana provincia de Valladolid. La superficie total que abarca la denominación es de algo más de 60.000 ha, perteneciendo a ella unos 1.200 viticultores y 40 bodegas. Ya el vino de Toro fue importante en la edad media concediéndosele incluso los llamados privilegios reales, y estos vinos eran habituales en las bodegas de los monarcas. La uva Tinta de Toro es la variedad más cultivada en la zona, siendo una uva autóctona y única.

Cada una de estas denominaciones de origen del vino en Castilla y León nos ayudan a entender el renombre de los productos vinícolas de esta tierra tan llena de sabor.

Castilla y León, tierra de vinos irresistibles
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article