Edificios emblemáticos Barcelona, Pasaporte cultural Barcelona

Catalunya en Miniatura, un aventura cultural a escala

catalunya en miniatura un aventura cultural escala


¿Imaginas visitar las maravillas arquitectónicas de Barcelona, Lleida, Girona y Tarragona en mismo lugar a través de un breve paseo? Asentado en Torrellas de Llobregat, Catalunya en Miniatura es un espacio único en su género, que nos invita a descubrir las catedrales y edificios históricos de las principales ciudades catalanas. Para grandes y pequeños, este un lugar es una apuesta segura de diversión, cultura y entretenimiento, que no debes perderte a tu paso por la Ciudad Condal.

Desde su creación en 1983, Catalunya en Miniatura se ha consolidado como una de las grandes atracciones de la capital catalana. Este curioso parque de maquetas a escala nos invita a descubrir de una forma diferente las construcciones más emblemáticas de Lleida, Girona, Tarragona y por supuesto Barcelona. Sólo de la Ciudad Condal podemos encontrar cerca de 50 maquetas (Monserrat, Camp Nou, La Sagrada Familia, Monumento a Colón, etc.) vinculadas a estilos tan queridos como el románico, el modernismo o el gótico. Especial mención merece el Rincón de Gaudí, un espacio dedicado a la obra del célebre arquitecto, recreada con todo lujo de detalles con numerosas maquetas de León, Comillas y otros puntos del territorio español.

Este parque, que dispone de 60 mil metros cuadrados de superficie, no brinda un circuito de maquetas desarrollada con mimo en los talleres de miniaturistas autóctonos. La mayoría de las mismas tienen una escala comprendida entre los1.25 y los 1.33, principalmente en madera y poliuretano, y descansan sobre ellas miles y miles de horas de intenso trabajo. Tanto es así que la Torre Galatea de Figueras requirió más de 500 horas, no tantas como el bellísimo Monasterio de Poblet, con unas 2 mil horas invertidas. Como no podía ser de otra manera, la palma se la lleva la Sagrada Familia, que requirió la mano de seis artesanos y más de 13 mil horas de trabajo.



Catalunya en Miniatura

Historia del Liliput barcelonés

Pero Catalunya en Miniatura, una suerte de Liliput que habría cautivado al mismo Gulliver, no surgió de la noche a la mañana. Sería durante la primavera de 1983 cuando la idea de Fernando de Ercilla Ayestarán, quien se inspiró en el Madurodam de Holanda, fue inaugurada para asombro del pueblo barcelonés. Con el paso de los años, el circuito de maqueta se fue ampliando y enriqueciendo no sólo con nuevas incorporaciones artificiales sino también naturales, pues cuenta con miles de palmeras, bonsais y especies vegetales. Desde 2008, además, está considerado un lugar de Interés Turístico Nacional, lo que no sorprende en absoluto a sus visitantes.

Así las cosas, Catalunya en Miniatura es un espacio perfecto para explorar en familia, enseñar a los pequeños las bondades de la arquitectura y cultura española y disfrutar de una experiencia memorable.

Catalunya en Miniatura, un aventura cultural a escala
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article