Gastronomia

¿Cómo influyen el clima y el suelo en la calidad del vino?



En materia de vinos, siempre se ha hablado de buenas y malas temporadas. El sector vive un momento dorado, desde luego, pero no todas las temporadas son propicias, debido al impacto de la meteorología, siempre cambiante, sobre las vides. Si te preguntas cómo influyen el clima y el suelo en la calidad del vino, no dejes de leer, porque abordaremos las respuestas claves a esta cuestión.

Predominan tres tipos de suelo. En la Rioja Alavesa y los municipios de Rioja Alta próximos al Ebro son suelos de color claro, formados a partir de margas y molasas, buena proporción de calizas que a veces forman costras duras. Son los llamados arcillosos calcáreos, siendo los mejores para la obtención de vino de calidad. Producen vinos con mucho extracto de glicerinos, de buen color.

Al sur de esta zona dominan los suelos pardos-rojizos, con notable proporción de arcilla y presencia de hierro. Denominados arcillos-ferrosos producen vinos de calidad con características intermedias entre los otros dos. En las cercanías de los ríos existen fértiles zonas con suelos de origen fluvial. Son los llamados aluviales que producen vinos más alcohólicos, más ligeros y menos aptos para la crianza.

En general el viñedo se asienta sobre suelos pobres en materia orgánica, bastante calizos y con buenas condiciones de sanidad y permeabilidad. Tenemos pues, un primer elemento, el suelo que nos va a influir en la diversidad de los vinos de Rioja.

El clima, factor diferenciador en la calidad del vino

Climáticamente encontramos una gran diversidad pudiendo contemplarse dos comarcas muy diferentes, separadas por el río Iregua. Aguas arriba del Ebro, desde Logroño, más lluviosa, con otoños templados, inviernos largos y veranos fríos, tiene mayor influencia atlántica. Aguas abajo desde Logroño, más seca con inviernos soleados y veranos bastante calurosos, tiene mayor influencia mediterránea.



La temperatura media se sitúa entre los 12,8º C de Haro y los 13,9º C de Alfaro, estando las precipitaciones entre los 370 mm/año en Alfaro y los 450 mm/año en Rioja Alavesa. La insolación media es de 2.800 horas de sol despejado al año.

Esta gran influencia de clima y de suelo se va a reflejar en primer lugar en las diferentes proporciones en que se cultivan las distintas variedades en cada una de las subcomarcas y esos tres factores conjuntamente dan lugar a vinos muy diferentes en cada una de ellas. Sin embargo, la mayor parte de las bodegas de Rioja presentan en el mercado una sabia mezcla de vinos procedentes de las tres comarcas, consiguiendo así la peculiaridad distintiva de cada bodega o marca.

Así pues, el clima y el suelo ejercen una influencia notable en el vino, cuya calidad final también pasa por la bodega, la conservación de las botellas e incluso el descorche, que tampoco debe dejarse en menos inexpertas. En definitiva, la perfección en la vitivinicultura puede compararse a un reloj bien engrasado, cuyos engranajes funcionan con precisión milimétrica.

¿Cómo influyen el clima y el suelo en la calidad del vino?
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article