Edificios emblemáticos Mallorca, Pasaporte cultural Mallorca

Consigue la fotografía de tu vida en el mirador Son Marroig



A los pies del Mediterráneo, en Deyá, se yergue uno de los miradores más bellos de Mallorca. Son Marroig, una construcción centenaria que reconoce en la figura del Archiduque Luis Salvador su gran precursor. Además de su espectacular mirador, que tanto conquista al público visitante, destaca su Casa Museo y sus amplísimas colecciones del siglo XIX, de interés para los visitantes con inquietudes culturales. ¿Te animas a descubrir por qué merece la pena visitar Son Marroig mirador?, ¿cuáles son sus atractivos?, ¿qué podemos visitar en sus inmediaciones? En las siguientes líneas encontrarás la respuesta a estas y otras cuestiones.

La Sierra de Tramuntana figura entre los grandes tesoros naturales de Mallorca, no sólo gracias a la riqueza y variedad de sus ecosistemas, sino también al encanto de sus diferentes municipios, rebosantes de reliquias y monumentos históricos. Quizá por ello esta sierra ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por el comité de la Unesco. No debe sorprendernos, pues, que en un lugar semejante se ubique un mirador de extraordinaria belleza.

Son Marroig mirador se emplaza en el municipio de Deià y está clasificado como Bien de Interés Cultural en la categoría de Lugar Histórico, gracias a la Casa Museo del Archiduque Luis Salvador, situada en su interior. Aquí podremos encontrar ilustraciones, manuscritos, libros, objetos personales y otras reliquias, pertenecientes al Archiduque de Austria. No menos interesantes son las obras pictóricas pertenecientes a Antonio Ribas Oliver, Antonio Ribas Prats, Joaquín Mir, Bauzá o Erwin Hubert, entre otros pinceles ilustres. Por otra parte, tropezaremos con no pocas vitrinas, que dispone de collares, estatuillas, ánforas y otros tesoros, algunos de época grecoromana. La misión de esta Casa Museo es conservar y divulgar la obra magna de este personaje, Die Balearen, un canto a la historia, la naturaleza y la vida de las costas mallorquinas.

Ahora bien, la ‘joya de la corona’ son las indescriptibles vistas que nos regala este mirador, al que ningún turista sabría decir que no. Hablamos de un templete pálido, elaborado en mármol, que nos parece salido de la Antigua Grecia y que quizá sea uno de los monumentos más fotografiados de la isla, a pesar de sus reducidas dimensiones. De forma adicional, también destacan los jardines de Son Marroig, con estanques, arboledas y otros elementos muy sugerentes, que se ven realzados por la belleza del entorno, bañado por la más densa naturaleza salvaje.



¿Cuál es la historia detrás del Son Marroig mirador?

Los orígenes de Son Marroig mirador se remontan al siglo XVI, época de la que data su torre de planta cuadrada, que habría servido de refugio a los piratas árabes del momento. De hecho, el propio Luis Salvador asegura que la última dama secuestrada por estos villanos fue encerrada en esta torre, donde hoy descansa un dormitorio señorial muy antiguo. De origen más temprano es la mencionada Casa Museo, inaugurado en 1927 con el fin de proyectar la vida y la obra de este archiduque, así como los atractivos de su propiedad.

Pero dejarse seducir por Son Marroig mirador es una forma perfecto de explorar otras maravillas del lugar. Por ello, de forma adicional te recomendamos echar un vistazo a otros puntos de interés en Deyá, una localidad a caballo entre la rugiente mar y la Sierra de Tramuntana, siempre engalanada con la naturaleza más exótica. Tenemos, por ejemplo, el Museo Arqueológico de Deyá, creado en 1962 por William Waldren, un artista y arqueólogo estadounidense, oriundo de Nueva York. En sus salas y espacios expositivos encontraremos numerosas piezas y reliquias procedentes de Son Ferrandell y otros lugares.

Ahora bien, los turistas con gustos literarios no se lo pensarán dos veces durante su estancia en Deyá y acudirán a la Casa de Robert Graves, célebre autor que entre 1929 y 1985 vivió en esta vivienda, arrancando a la página algunas de sus obras más notables. La Fundación Robert Graves es la responsable de organizar las visitas a este lugar, abierto al público desde 2006 y que ha sido visitado por figuras como Michael Caine o Alec Guinness.

Y es que una visita a Son Marroig mirador es una oportunidad única para explorar estas costas mallorquinas y descubrir todas aquellas maravillas ocultas, que rara vez pueden encontrase en la guía turística del aeropuerto. Y es que Mallorca se enorgullece de ser un destino diferente y único en el mundo, cuyas maravillas nunca dejarán de sorprendernos.

Consigue la fotografía de tu vida en el mirador Son Marroig
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article