Gastronomia

¿Cuáles son las claves para reconocer un vino de calidad?



Alguna vez hemos tenido la sensación de tomar un vino que no estaba en perfectas condiciones en un restaurante o bar y nos hemos quedado con las ganas de devolverlo. O al menos, de hacerlo probar para que nos sacaran de dudas. Aquí nos movemos con poca soltura, sobre todo cuando estamos metiendo la nariz en un caldo nuevo, desconocido y no sabemos si ese aroma o sabor se corresponde con las características de ese vino. A continuación, repasaremos una serie de claves para reconocer un vino de calidad, con el que deleitar a los paladares entrenados.

Existen un sinnúmero de pautas que hay que conocer en el servicio del vino, y debemos conocer en detalle las más básicas. Primero, para saber que nos van a atender correctamente, y segundo por esa duda que suele existir a veces de que no nos den «gato por liebre». Y además, qué caramba, salvo en ciertos vinos casi de coleccionista en los que el riesgo de abrir la botella se comparte en el precio, el restaurante sólo es responsable de su almacenamiento final, pues su elaboración empieza y termina en la bodega.

El sacacorcho no engaña

Cuando pedimos un vino de marca, siempre hemos de esperar que nos enseñen la botella para que leamos la etiqueta y si hiciera falta la contraetiqueta. Debemos cerciorarnos que efectivamente esa botella es la que hemos escogido para beber. Suele ocurrir para ver la añada e incluso por las dudas de algunos que no recuerdan exactamente qué marqués o qué zona querían poner en la mesa.

Que abran la cápsula delante de nosotros. Que no llegue ya abierta. Y que nos abran la botella a la vista. Así sabremos que nos abren la que ya es nuestra botella, pues la vamos a pagar y de paso admiraremos la maestría de quién la abre. Porque sacar un corcho bien y más estos nuevos tan largos que están apareciendo es todo un arte. Y que nos den el corcho para que comprobemos que está todavía en buenas condiciones.

El corcho no siempre ha de estar igual. No, porque si es un vino del año tendrá que estar tierno. Pero en los vinos ya de más años en la botella, deberá empezar a mostrar signos de su edad. Lo que no quiere decir que el vino esté malo. Ni mucho menos. Sólo que un corcho tierno en una botella de más de 6 años o un corcho envejecido en una botella del año nos dará que pensar. Y si está pinchado por los dos lados o tiene tinte de vino en ambos, nada bueno.

Aquí pasamos a servir o dejarlo reposar. Algunas botellas, sobre todo las de vinos ya de cierta edad, hay que dejarlos oxigenar antes de catarlos. Ya sea para que pierdan ciertos aromas volátiles desagradables, ya sea para que se oxigenen un poco. Para eso, lo mejor es pedir ese vino tras otro que podamos empezar ya a beber, haciendo que nos los habrán a la vez. Y le damos tiempo. Con toda seguridad, una de las grandes claves para reconocer un vino de calidad.



Nariz, clave para reconocer un vino de calidad

Con el olor, la nariz nos desvela cosas tan básicas como la temperatura y los aromas primarios. Claro que si hemos aprendido a catar, nos dirá infinidad de cosas. Variedad de uva, crianza, etc… Pero nunca haga una cata así en un restaurante. No solo no apabulla ni al camarero, ni a los demás comensales, sino que suele quedar bastante ridículo. A quién le importa su cursillo…

Sabor, color y temperatura

El color y el sabor son indicios también de lo que nos podemos llegar a encontrar. Un blanco del año con tonos ajerezados estará remontado. Y un tinto joven con tonos teja estará oxidado. Pero asimismo hay otros problemas que nos podemos llegar a encontrar en el paladar. Para despejar dudas, se suele agitar el vino en la copa para oxigenarlo y ver su reacción posterior.

Pero lo más importante es comprobar la temperatura porque hay que tenerla en cuenta, aunque sin llevarse un termómetro a las comidas. Fíese de su nariz y paladar. Y si hay que pedir que se enfríe o atempere, se hace sin más. ¡Que es nuestra botella! Si tiene una acidez (que todos tienen por cierto) como a vinagrillo, es que está picado y se hace la observación sin más. Si tiene un sabor u olor extraño, pida otra copa, a veces suele ser un abrillantador mal lavado.

Aunque nos dejamos muchas claves en el tintero, con estos tips para reconocer un vino de calidad, ya no tienes excusas para empezar a disfrutar de la vinicultura.

¿Cuáles son las claves para reconocer un vino de calidad?
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article