Edificios emblemáticos China, Pasaporte cultural China

Descubre la tradición y el misticismo en el Templo del Cielo

Templo del Cielo


Declarado en 1988 Patrimonio de la Humanidad desde 1988, el Templo del Cielo en Beijing recibe cada año a millones de visitantes procedentes de todos los rincones. Un excelente estado de conservación y la presencia de la Bóveda Imperial del Cielo, el Altar circular, el Salón de la Abstinencia y otras maravillas en su interior convierten a esta edificación en un poderoso reclamo turístico. ¿Te animas a descubrirlo a fondo?

En el extremo meridional de la ciudad se alza el Templo del Cielo en Beijing, también conocido como Tian Tan. A diferencia de otras edificaciones imperiales, como el Palacio de Verano o la Ciudad Prohibida, la que nos ocupa era utilizada para agradecer a los dioses la buena fortuna, la prosperidad en las cosechas y la bonanza económica a través de sacrificios.

En la actualidad, este lugar sagrado es el escenario de numerosas actividades cotidianas. Tanto es así que no sería extraño sorprender en sus espacios a grupos de orientales haciendo Tai Chi, familias jugando con cometas o enamorados paseando por sus jardines. Como descubriremos en las siguientes líneas, las más de 270 hectáreas del Templo del Cielo en Beijing albergan obras de gran antigüedad, que podemos visitar libremente.

El Templo del Cielo en Beijing y sus tesoros

Pero ¿qué tiene el Templo del Cielo que cautiva a todos sus descubridores? Una de sus grandes atracciones es la Bóveda Imperial del Cielo, un espectacular pabellón utilizado en ceremonias tradicionales. Poco o nada tiene que envidiarle el llamado Salón de la Abstinencia, una pequeña réplica de la Ciudad Prohibida, con todos y cada uno de sus elementos y adornos característicos.



Asimismo, el Templo de las Rogativas por las Buenas Cosechas (Qinian Dian entre los oriundos) sorprende por su forma circular y su fachada de un color cerúleo, que pretenden simbolizar el Shangdi o Dios del Cielo. Finalmente, otro de sus tesoros es el Altar circular, una auténtica rareza de la arquitectura oriental, elaborada por plataformas de márbol que se superponen en círculos. A todas luces, estamos ante un lugar sacro destinado a los sacrificios.

Para explorar el Templo del Cielo en Beijing, tan sólo deberemos abonar el precio de la entrada (30 yuanes, es decir, unos 3,90 euros) y visitarlo en los horarios de apertura: entre las 6 de la mañana y las 9-10 de la noche, con algunas excepciones de la largo del año.

Por otra parte, una visita a este recinto sagrado puede ser una gran oportunidad para explorar algunos de los puntos de interés que se ubican a su alrededor, tales como la Plaza de Tian’anmen, el Mercado nocturno de Wangfujing, la Ciudad Prohibida, el Mercado de la Seda o la Colina del Carbón.

Descubre la tradición y el misticismo en el Templo del Cielo
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article