Edificios emblemáticos Londres, Pasaporte cultural Londres

¿Qué tiene de especial la Catedral de Westminster?

Catedral de Westminster


La Catedral de Westminster, cuyo nombre oficial es el de Catedral de la Preciosísima Sangre de Cristo de Westminster, se encuentra en el municipio del mismo nombre, situado en la parte central del Gran Londres y es una de las cosas que no puedes dejar de visitar en Londres. Una de las características que la distinguen es que, pese a estar en suelo anglicano, se trata de un templo católico, siendo el más importante de Inglaterra y Gales de los edificios de culto pertenecientes a dicha iglesia.

El edificio, cuyo diseño y construcción se encargó al arquitecto inglés John Francis Bentley, es muy peculiar y distinto a los que estamos acostumbrados, y no es de extrañar si tenemos en cuenta que Bentley se dedicó a recorrer diversos países situados a orillas del Mediterráneo para coger las mejores ideas de diversas iglesias. Además, el cardenal de Westminster en aquella época mostró un gran interés en que la Catedral de Westminster fuera muy diferente a la famosa Abadía de nombre homónimo, con el propósito de evitar que fueran confundidas. Pese a ello, cabe decir que incluso siendo tan diferentes, y perteneciendo la primera a la Iglesia Católica y la segunda a la Iglesia Anglicana, muchas personas las confunden todavía.

Finalmente, la construcción se llevó a cabo en un atractivo estilo neo-bizantino, usándose ladrillos rojos y piedra de Portland para la fachada. De sus elementos destacan especialmente la conocida como Torre de San Eduardo, cuya altitud es de 87 metros. También sobresale su campanario y una de sus fachadas, en la que abundan los arcos y pilares.

En cuanto a su interior, en el cual se pueden encontrar más de 100 tipos diferentes de mármol, llama la atención el hecho de que, debido a su distribución, desde cualquier parte se puede ver su bello Altar Mayor, y en el cual han conseguido además que se concentre una gran cantidad de luz. En él hay un crucifijo dorado de 10 metros de largo, así como dos imágenes, una de Jesucristo y la otra de la Virgen de las Angustias. En cuanto al trono arzobispal, cabe comentar que se construyó inspirándose en el que se puede ver en la Basílica de San Juan de Letrán, en la ciudad de Roma.

Sobresalen también los bellos pilares tallados de mármol de Carrara, junto a las 11 capillas laterales cubiertas por bellísimos mosaicos bizantinos, al igual que las bóvedas. También son muy destacables las estaciones del Vía Crucis, obra del prestigioso escultor británico Eric Gill.



En el terreno en el que se levanta la Catedral de Westminster existía antiguamente una cárcel, y fue adquirido por la Iglesia católica en el año 1884. En el año 1895 se empezó a trabajar en la edificación del templo. Sin embargo, tan sólo 8 años después, en 1903, las obras se tuvieron que detener por falta de dinero, al igual que ocurrió con otro famoso templo, el de la Sagrada Familia de Barcelona.

Por fin, la Catedral abrió sus puertas en el año 1903, sin que Bentley pudiera vivir este acontecimiento, ya que había muerto poco antes. Sin embargo los problemas económicos siguieron, y actualmente se encuentra sin terminar el interior de templo. Pese a todo, la Catedral no fue consagrada hasta el año 1910, ya que el derecho canónico no permite que se consagre ningún lugar hasta que éste tiene su estructura completa y hasta que no se han pagado todas las deudas.

No podemos terminar sin hablar de su famoso coro, considerado como uno de los mejores del mundo, y reconocido a nivel internacional por su interpretación de cantos gregorianos y por su bellísima mezcla de voces al interpretar música del Renacimiento. Junto a la Catedral se encuentra la llamada Escuela del Coro de la Catedral de Westminster, a la cual acuden a estudiar todos los chicos que forman parte de la coral.

La Catedral se ubica en el número 42 de Francis Street, de Londres, y se puede visitar de manera gratuita. En cuanto a sus horarios son los siguientes: de lunes a viernes (de 7’00 h. a 19’45 h.), los sábados (de 8’00 h. a 19’00 h.) y los domingos (de 7’00 h. a 19’45 h.). Quienes usen el transporte público pueden bajar en la estación de metro de Victoria. En cuanto a los autobuses, se pueden coger las líneas 11, 24, 148, 507 y 211.

¿Qué tiene de especial la Catedral de Westminster?
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article