Pasaporte cultural Portugal

Historia, tradición y turismo en el Palacio da Pena de Portugal



Portugal es tierra de castillos y palacios de leyenda, como el de Castro Marim, el de Alcotium, el de Loulé, el de Sines, el de San Jorge o el de Óbidos, entre otros. Sin embargo, uno de ellos destaca por encima del resto gracias a su pintoresca y fantasiosa arquitectura, que parece sacada de un largometraje de Walt Disney.

Hablamos, como quizá hayas adivinado, del Palacio da Pena, una antigua residencia de la familia real lusa, que en la actualidad constituye uno de los rincones más visitados del territorio portugués. Se ubica en Sintra, en Grande Lisboa, y como estás a punto de descubrir, dispone de uno y mil atractivos para el público turista. Pero ¿cuál es su historia?, ¿por qué aparece como un crisol de colores y formas arquitectónicas diferentes? En las siguientes líneas encontrarás la respuesta a estas y otras cuestiones de interés.

Palacio da Pena, una parada obligada en Sintra

La capital de Portugal siempre ha sido una ciudad de gran atractivo para el público turista. Sin embargo, hay mucha vida más allá de sus románticos barrios, de sus tranvías amarillos y de sus monumentos históricos. Quizá el mejor ejemplo sea el Palacio da Pena, a unos 25 kilómetros de Lisboa.

La belleza innata del Palácio da Pena sólo rivaliza con el entorno montañoso en que se enmarca. Con sus ondulantes montes, sus bosques cubiertos de helechos y líquenes y sus exóticos jardines, Sintra parece sacada de un cuento de hadas.

El Palacio da Pena, conocido a su vez como el Palacio del Sufrimiento, fue construido a partir de las ruinas de un monasterio a mediados del siglo XIX, combina diferentes estilos arquitectónicos y colores. Es precisamente esta mezcla de arquitectura lo que hace que el castillo sea tan hermoso y romántico.

Pero ¿cómo es visualmente el Palacio da Pena? Este asombroso edificio almenado que se alza sobre rocas representa el espíritu romántico del siglo XIX, con una atrevida combinación de elementos decorativos (neo-románico, neogótico, neo-manuelino, etc.). El resultado es un collage de brillantes torres amarillas que llaman la atención de inmediato, así como torres llenas de líquenes, elegantes arcos y almenas de un blancor increíble.

No menos interesante es el parque en que se encuentra ubicado el Palacio da Pena. Este lugar cubre un área de unas doscientas hectáreas alrededor del Palacio y la mayor parte de sus árboles fueron plantados durante el tercer cuarto del siglo XIX.

Creado por el Rey Fernando II, es una prolongación natural del propio Palacio de Pena, con sus treinta y tantas construcciones y una enorme variedad de plantas exóticas de los rincones más remotos de la tierra, que se mezclan con la vegetación autóctona en una exuberancia de verdes y aromas.



Sin lugar a dudas, es uno de los lugares más atractivos de la Serra de Sintra, que se ve realzado por la forma en que los árboles se han dispuesto en grupos contrastantes, destacando los jardines, la graciosa curva de un camino, la repentina vista de un estanque más allá, etc.

¿Cuáles es la historia detrás del Palacio da Pena?

En sus orígenes, el Palacio da Pena no eran tan espléndido como ahora, siendo el primer edificio erigido una modesta capilla, que más tarde en el siglo XVI sería reconstruida y donada a la Orden de San Jerónimo por Manuel I. El terremoto de 1755 dejó el convento en ruinas, motivando que después, en el siglo XIX, Fernando II de Portugal hiciera borrón y cuenta nueva para erigir el actual Palacio da Pena.

A su muerte, el lugar fue heredado por su esposa, Elisa Hendler, condesa de Edla. En 1889, el gobierno portugués, a instancias de Luis I, compró el monumento. Durante el reinado de Carlos I, el palacio a menudo estuvo habitado por la familia real. Con el establecimiento de la República de Portugal, el palacio se convirtió en museo y el resto es, como suele decirse, historia.

La tarifa de entrada al Palacio da Pena es de solo 10 euros, pudiendo visitarla desde las 9:30 AM hasta las 6:30 PM durante el horario regular. Si deseas realizar una visita guiada, la misma tiene un coste adicional de 5 euros, duran alrededor de una hora y media y son una forma excelente de conocer la historia y los pequeños secretos de este edificio mientras lo recorres.

Ni qué decir tiene que una visita al Palacio da Pena es una oportunidad dorada para descubrir algunas de las joyas turísticas ubicadas en sus inmediaciones. Y es que cerca de esta pintoresca edificación se ubica el Parque e Palácio de Monserrate, el Parque Natural Sintra-Cascais o el Circuito de Estoril, una visita obligada para los amantes del motor.

Historia, tradición y turismo en el Palacio da Pena de Portugal
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article