Edificios emblemáticos Berlin, Pasaporte cultural Berlin

¿Por qué la visita al Parlamento de Alemania en Berlín no puede faltar en tu itinerario?

visita Parlamento Berlín


Al norte de la emblemática Puerta de Brandenburgo se levanta el majestuoso y moderno edificio del Reichstag, la sede del Parlamento alemán o Bundestag desde el año 1999, con su llamativa cúpula de cristal.

Nos referimos, sin el menos género de dudas, a uno de los grandes hitos arquitectónicos de la capital alemana y un lugar donde se ha escrito y se sigue escribiendo la historia de la ciudad y de la nación germana. Sólo por esos dos motivos ya vale la pena planificar una visita Parlamento Berlín durante tu estancia.

Historia viva de Alemania

El edificio original, construido por Paul Wallot en 1894, ha sido testigo de importantes sucesos y  momentos históricos a lo largo del siglo XX. Se puede decir que muchas páginas de la historia de Alemania, y también del mundo, se han escrito aquí.

Fue desde una de las ventanas del Reichstag por ejemplo donde Philip Scheidemann se dirigió a la multitud y proclamó la instauración de la República después de la I Guerra Mundial. Otro suceso, todavía más destacado en el devenir de la historia alemana, fue el incendio provocado del Reichstag el 27 de febrero de 1933, que sirvió de pretexto a Adolf Hitler para culpar a los comunistas y hacerse con el poder.

Sólo doce años más tarde el Ejército Rojo tomaba Berlín y arrasaba el edificio, dejándolo reducido a un montón de ruinas. El Reichstag se acabó de reconstruir en los años 70 y finalmente en 1990 fue rehabilitado para convertirse en la sede del parlamento de  Alemania tras la reunificación del país. De ahí que la visita Parlamento Berlín sea uno de los must del turismo germano.

La cúpula del Reichstag

Pero el aspecto actual del Reichstag se lo debemos al afamado arquitecto británico Norman Foster, quien introdujo un nuevo y revolucionario elemento en la estructura: la magnífica cúpula de vidrio situada justo sobre la sala de plenos, cuyo interior recibe la luz exterior reflejada por 350 grandes espejos.

Esta cúpula está formada por un esqueleto interno de ocho toneladas de acero y recubierta por más de tres mil metros cuadrados de cristal. Se puede acceder hasta ella en un fantástico ascensor panorámico que nos brinda hermosas vistas de la ciudad.



Ya en la cúpula, se puede ascender a pie por un paseo en forma de espiral que lleva hasta el mirador situado en el punto más alto de la estructura. Desde allí se puede disfrutar de una panorámica de Postdamer Platz, la Puerta de Brandeburgo y el Tiergarten. Siempre se forman largas colas para acceder al ascensor, por lo que no hay más remedio que tener paciencia cuando planees tu visita Parlamento Berlín.

Datos prácticos para visitar el Reichstag

No es necesario pagar entrada ni hacer ninguna reserva para visitar a la cúpula del Reichstag, precisamente por eso siempre hay colas de turistas. El interior del edificio, incluido el acceso al salón de plenos, sólo puede realizarse con cita previa.

Hay visitas guiadas gratuitas, aunque sólo en alemán, los domingos, lunes y festivos; por otra parte los fines de semana a las 11 horas se ofrece una ruta por el arte y la arquitectura del edificio, también totalmente gratis.

Existe la posibilidad de disfrutar de una comida o cena en el fantástico Dome Restaurante and Café, situado en la cúpula. Se trata de un restaurante caro y elegante, pero donde se come muy bien y se disfruta de grandes vistas. Además, es el lugar ideal para toparse con algún que otro destacado político alemán.

Estas y otras muchas razones de peso convierten la visita Parlamento Berlín en una experiencia muy interesante, especialmente recomendable para los amantes de la arquitectura y el patrimonio cultural de Alemania.

¿Por qué la visita al Parlamento de Alemania en Berlín no puede faltar en tu itinerario?
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article