Edificios emblemáticos Paris, Pasaporte cultural Paris

Todo lo que necesitas saber sobre el Panteon de París

Panteón de París


¿Te apasiona el neoclasicismo y estás de paso por la capital francesa? Entones, el Panteón de París no puede faltar en tu itinerario turístico, pues este monumento centenario se enorgullece de ser uno de sus máximos exponentes. Asimismo, también es un lugar esencial para echar una mirada más de cerca al patrimonio cultural de una de las principales cunas del arte europeo. Por todo esto y mucho más, el Panteón de París te llamará a voces para que acudas a visitarlo. ¿Te animas a descubrir un poco más acerca de esta joya?

El Barrio Latino, así llamado por los estudiantes que la frecuentaban llenando el aire de latinajos, es la sede orgullosa donde se yergue el Panteón de París, una de las grandes maravillas del estilo neoclásico, con el permiso de la Basílica de San Francisco de Paula en Nápoles o el Arco del Triunfo en Barcelona. Aunque pueda sorprender, este edificio, realizado a imagen y semejanza del Panteón de Agripa en Roma en muchos sentidos, es la primera obra arquitectónica de importancia que se acomete en la capital gala. Le seguiría la Torre Eiffel, pero a diferencia de la estructura de Gustave Eiffel, este panteón enamoró a los parisinos desde el primer instante.

Pasado y presente del Panteón de París

En el frontón del Panteón de París (Place du Panthéon, más común en la señalización parisina) puede leerse «A los hombres ilustres, la Patria agradecida», lo que pone de manifiesto que no estamos ante un panteón cualquiera (vocablo que en griego significa a todos los dioses). El laicismo tan propio del pueblo francés impulsó el carácter más patriota que sagrado de este templo. De hecho, las columnas de entrada muestran en relieve a los grandes protagonistas de la historia francesa, como Napoleón Bonaparte o Jean-Jacques Rousseau.

Jacques-Germain Soufflot y Jean Baptiste Rondelet fueron los responsables de su construcción, que se prolongó durante un cuarto de siglo, comenzando en 1764 y concluyendo en 1790. El rey Luis XV fue el impulsor de panteón, quien pretendía aunar la sencillez de las obras clásicas con las formas góticas, más elaboradas y grandilocuentes. A diferencia de otras obras similares, el Panteón de París cuenta con una enorme cúpula cuyas dimensiones se desmarcan de todo lo establecido.



Hoy este edificio se jacta de ser uno de los más visitados de la Ciudad de la Luz. Como no podía ser de otra manera en un templo de gran importancia, está ‘habitado’ por figuras históricas tan reconocibles como los mencionados Rousseau y Bonaparte, Voltaire, Sadi Carnot, Émile Zola, Jean Jaurès, Jean Moulin, André Malraux o Victor Hugo, sin olvidar figuras más recientes, como la etnóloga Germaine Tillion, el político Jean Zay, el político socialista Pierre Brossolette o la nieta del general Charles de Gaulle.

No faltan el ‘padre’ de Los Tres Mosqueteros (Alexandre Dumas) ni los inventores de la radiación (Pierre y Marie Curie). Da la impresión de que todo hombre o mujer que ha sido alguien en Francia o ha legado alguna proeza a la Humanidad descansa en este bello panteón, como recompensa a una vida de sacrificio y búsqueda de virtud.

En vista de lo anterior, no faltan razones para dejarse conquistar por el Panteón de París, una de esas rarezas arquitectónicas que merece la pena visitar al menos una vez en la vida. Mientras los adultos deben abonar 8,50 euros en concepto de entrada, los menores de 18 años pueden acceder gratuitamente, al igual que los turistas en posesión de la tarjeta Paris Museum Pass o la Paris Pass. Por otra parte, la visita al Pateón parisino es una excusa maravillosa para conocer otros atractivos de la capital francesa, como el Museo Cluny, los Jardines de Luxemburgo, el Barrio Latino o la Catedral de Notre Dame.

Todo lo que necesitas saber sobre el Panteon de París
4 (80%) 1 vote
Previous ArticleNext Article