Edificios emblemáticos Berlin, Pasaporte cultural Berlin

Museo Judío de Berlín: una parada obligada para los amantes de la Historia.

Museo Judío de Berlín


¿Eres amante de la historia y especialmente de la Segunda Guerra Mundial? Berlín es un auténtico estandarte de la Historia Europea, y en sus carnes (o mejor dicho, en sus muros, tejados y fachadas) se encuentra grabada a fuego la crónica de su política, sociedad e ideología, así como las del viejo continente. Pero ante todo, Berlín está marcada históricamente por las personas y los recuerdos. Uno de los episodios más dolorosos de este país lo hallamos en torno a la figura de los judíos y al fenómeno del nazismo. Para descubrirlo en profundidad, no hay nada como visitar el Museo Judío de Berlín.

En la ciudad se encuentra uno de los principales museos semitas de Europa y del mundo. Fundado en 1999, el Museo Judío de Berlín ha reunido entre sus muros muestras artísticas, testimonios de la vida cotidiana y todo tipo de vestigios y curiosidades acerca del modo en que los judíos poblaron y enriquecieron la cultura alemana desde hace dos mil años.

Su objetivo es el de hacer ver a los visitantes el enorme vacío y la desolación causada tras el asesinato de millones de judíos a causa del nazismo; ya no tan solo los berlineses, sino todos lo que dejaron su impronta sobre el dibujo de Alemania y Europa. Dentro de este espectacular y solemne museo el visitante puede atender a trabajos de investigación, debates, análisis cultural, y entender la trascendencia de todos esos años de persecución y sufrimiento.

Una de las facetas más interesantes del Museo Judío de Berlín es la exposición permanente del transcurso de la historia judía en Alemania. Desde las comunidades judías medievales asentadas en torno al río Rin, hasta la exposición del siglo XVIII en la que se describe, por ejemplo, la vida de los judíos cortesanos, pasando por el período barroco y el florecimiento del gran comercio alemán, la exposición nos muestra la vitalidad de los judíos para la Historia de Alemania.

En la parte final del recorrido por esta exposición se aborda el tema del nacionalsocialismo, la crisis, y los motivos argumentados para el ascenso de la discriminación racial en Alemania. Será aquí cuando el visitante experimente una gran sensación de dolor, yacente en el homenaje a la práctica eliminación de los judíos y los testimonios de los cerca de 250.000 supervivientes hallados en los campos de concentración.



Otras maravillas del Museo Judío de Berlín

Además de la imprescindible visita de esta exposición permanente, no puedes perderte la conocida como “Torre del Holocausto”, por la cual penetran en el museo los únicos rayos de luz solar que se pueden percibir en el interior del museo en símbolo de la esperanza y el recuerdo de estos inocentes ciudadanos alemanes. El contrapunto lo brinda el conocido como “Jardín del Exilio”; una gran explanada situada en el exterior en el que encontraremos erigidos cuarenta y nueve pilares, simbolizando el año de fundación de Israel.

Para ir más allá, dependiendo del momento en el que el visitante se decida a recorrer los intrincados caminos de la Historia judía en Berlín, podrá visitar las exposiciones temporales e itinerantes acerca de la evolución de la cultura alemana y judía hasta nuestros días. Exposiciones que sin duda plantean duras críticas y preguntas a la pretendida pureza de las religiones, las etnias o las naciones, proporcionando un siempre interesante caldo de cultivo para el debate y la reflexión.

Así las cosas, el Museo Judío de Berlín no es un rincón perfecto para visitar en familia, pero sí debería interesar a quienes deseen profundizar en uno de los episodios más oscuros del siglo XX.

Museo Judío de Berlín: una parada obligada para los amantes de la Historia.
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article