Edificios emblemáticos Roma, Pasaporte cultural Roma

Museos Capitolinos, una parada obligada en Roma para los amantes del arte

Museos Capitolinos Roma


Aunque se trata de un único y magnífico museo, además de ser el museo público más antiguo del mundo, los Museos Capitolinos Roma deben su nombre en plural a que nació de la unión de una serie de colecciones privadas, reunidas en el año 1471 por el Papa Sixto IV, que también aportó una serie de esculturas de bronce a esta espectacular colección de arte y objetos históricos.

Dos palacios barrocos de la Plaza del Campidoglio (donde también se ubica el ayuntamiento de la capital italiana) albergan las instalaciones de los Museos Capitolinos: el Palazzo Nuovo y el Palazzo dei Conservatori. En ellos se esconde un auténtico tesoro que ningún amante del arte y de la historia de Roma y de la cultura occidental debería perderse.

El Palazzo Nuovo

En el “palacio nuevo” se exhiben algunas de las obras más famosas de la época romana, sobre todo conocidas estatuas de emperadores y otros personajes famosos de la Roma clásica. La Sala dei Filosofi es un espacio reservado en exclusiva para los grandes pensadores y hombres de letras griegos y romanos, desde Homero a Cicerón. Desde luego, una de las mayores joyas de los Museos Capitolinos Roma, que sin duda constituye un reclamo omnipresente entre el público turista.

Las estatuas más destacadas que aquí se exhiben son el estatua ecuestre del emperador Marco Aurelio, ubicada en un jardín interior, el Fauno Rojo, la Venus Capitolina y, sobre todo, el espectacular y emotivo Gálata Moribundo, que es en realidad una copia de la época romana de una obra original griega del siglo III a.C. Pero las maravillas de los Museos Capitolinos Roma no termina aquí.

El Palazzo dei Conservatori

Los visitantes pueden pasar desde el Palazzo Nuovo hasta el Palazzo dei Conservatori (“palacio de los conservadores”) situado al otro lado de la plaza a través de una galería subterránea.

Allí, en el patio interior del palacio, se exponen los fragmentos de una colosal estatua de mármol del emperador Constantino: la cabeza, una mano y un pie de grandes dimensiones. Esta estatua se levantaba originalmente en la Basílica de Masenzio, en el viejo Foro Romano. Otra estatua emblemática de este palacio, aunque de tamaño más modesto, es la célebre Luperca o Loba Capitolina, la figura de bronce de la loba que amamantó a Rómulo y Remo, los gemelos que fundaron la Ciudad Eterna.

En las salas interiores del palacio nos espera la magnífica Pinacoteca Capitolina, una vasta colección de lienzos de pintores renacentistas y barrocos como Tiziano, Tintoretto y Caravaggio, además de obras de algunos grandes maestros flamencos como Rubens y Van Dyck.



En el año 1997, debido a una inundación que afectó gravemente al palacio, numerosas esculturas, epígrafes y mosaicos fueron trasladados a una tercera ubicación: la antigua central eléctrica de Montemartini.

Breve guía para la visita a los Museos Capitolinos

Los Museos Capitolinos Roma se encuentran en el número 1 de Piazza del Campidoglio, sobre la colina del Capitolio de la capital italiana. Abren sus puertas todos los días de martes a domingo (excepto el 1 de mayo, Navidad y Año Nuevo) de 9:30 a 19:30 horas.

El precio de la entrada es de 14 € para los adultos y 12 € para ciudadanos de  la Unión Europea entre 18 y 25 años. Se ofrecen también vídeo guías en varios idiomas, también en español, por 5,00 €. El museo es perfectamente accesible para personas con movilidad reducida.

La librería de los Museos Capitolinos, que es también una tienda de regalos, está abierta tanto para los visitantes del museo como para los transeúntes. Allí se pueden adquirir las publicaciones oficiales del museo, guías turísticas de Roma, libros y juegos para niños así como muchos textos específicos sobre la historia griega y romana.

En la terraza de los museos se encuentra la Terrazza Caffarelli, donde se sitúa una preciosa cafetería panorámica, el Café Capitolino, ideal para reponer fuerzas después de la visita.

Los Museos Capitolinos Roma, qué duda cabe, saben cautivar a toda clase de turistas, no sólo a los amantes de la cultura, el arte y el patrimonio histórico. En consecuencia, no debe sorprendernos que reciban millones de visitas cada año. Y si después de visitarlo aún te has quedado con ganas de más, te recomendamos encarecidamente que te dejes conquistar por los Museos Vaticanos, la Galería Borghese, la Capilla Sixtina o el Museo Nacional Romano o la Galería Nacional de Arte Moderno. ¡No te decepcionarán!

Museos Capitolinos, una parada obligada en Roma para los amantes del arte
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article