Edificios emblemáticos EEUU, Pasaporte cultural EEUU

No creerás como es la Estatua de la Libertad por dentro



La Estatua de la Libertad, en Liberty Island, abrió sus puertas hace más de 130 años, siendo en la actualidad uno de los pocos monumentos que permanece abierto todos los días del año, con la excepción del 25 de diciembre. Todos conocen el aspecto externo de este icono de EEUU, pero ¿alguna vez te has preguntado cómo es la Estatua de la Libertad por dentro?

Antes de acceder al interior del monumento, los visitantes tienen la oportunidad de disfrutar de los museos situados en el pedestal, que exhiben cómo se concibió y construyó la estatua. En el segundo piso del pedestal se ubica una exhibición permanente con fotografías, vídeos, obras de arte e historias orales de la construcción de la Estatua de la Libertad, así como su simbolismo y su importancia para el mundo.

Para los curiosos, aclararemos que esta estancia contiene diagramas y fotografías de época, con una placa inscrita con el poema de 1883 de Emma Lazarus, The New Colossus. Asimismo, se puede acceder a una plataforma de observación con vistas al puerto de Nueva York.

Explorando la Estatua de la Libertad por dentro

¿Quieres un esbozo de lo que verás en la Estatua de la Libertad por dentro? Hablamos de una colección de remaches de hierro forjado, estructuras metálicas y barras de armadura que hacen que la estatua sea sólida desde un punto de vista estructural, con una escalera metálica de doble espiral y otros elementos, de discutible belleza.

Con todo, la escalera en sí misma es un espectáculo, con 354 escalones, equivalentes a 20 pisos, que están recomendados solo a personas con buena salud y condición física. El espacio dentro de la escalera es estrecho, por lo que tiende a calentarse o enfriarse de forma considerable en función de la época del año (en los días de verano, por ejemplo, el mercurio puede subir hasta 20 grados con respecto a la temperatura exterior). En consecuencia, quienes sufran problemas cardíacos o respiratorios, vértigo, claustrofobia, miedo a las alturas o algún problema de movilidad debería abstenerse de hacer esta ‘escalada’. Así lo recomienda el Servicio de Parques Nacionales de EEUU.

Per ¿ qué hay de la cabeza y la corona?, ¿es posible acceder a ellas desde la Estatua de la Libertad por dentro? A decir verdad, sí; pero considerando la fuerte demanda de esta experiencia, te recomendamos hacer una ‘Reserva con Corona’ con varias semanas de antelación, pues de otra forma no estarás seguro de poder contemplar Nueva York desde la tiara de la Señora Libertad.

Si bien nadie está seguro de que esta fue la intención del escultor, la corona o tiara de la Estatua de la Libertad se asemejaría al sombrero que recibían los esclavos romanos cuando eran liberados. Los siete rayos en la corona simbolizan el alcance de la libertad a los océanos y continentes.



Quienes visitan por primera vez la corona se sorprenden por lo pequeño que es el espacio. ¡Y es que únicamente pueden estar unas 8-10 personas al mismo tiempo! Eso sí, la escalada y lo incómodo del espacio merece la pena considerando el regalo que proporciona a nuestra vista: desde la corona de la Estatua de la Libertad pueden observar el bajo Manhattan, con sus ríos y puentes, una parte de Brooklyn y el Staten Island.

Otro de los principales puntos de interés de la Estatua de la Libertad por dentro es su antorcha, que ha estado cerrada al público desde el 30 de julio de 1916, cuando los agentes alemanes hicieron estallar los suministros de municiones en Jersey City, Nueva Jersey, en lo que se conoció como la explosión del Black Tom.

Aunque la antorcha dorada fue restaurada en 1986, por motivos de seguridad continúa sin facilitarse el acceso al gran público (el Black Tom aún resuena en los oídos de los neoyorquinos, y los daños causados llegaron a cifrarse en millones de dólares).

Cómo visitar la Estatua de la Libertad por dentro

Los visitantes deben tomar el ferry que comunica la Estatua de la Libertad y Ellis Island, y aunque no hay tarifa de entrada a la isla, se requieren entradas para acceder a la estatua. El precio del tícket de entrada a la Estatua de la Libertad oscila entre los 18.50 dólares y los 21.50 dólares, dependiendo de si únicamente deseamos explorar el pedestal o si deseamos ‘escalar’ hasta la antorcha y disfrutar la experiencia más completa.

Como no podía ser de otra manera, recomendamos visitar la Estatua de la Libertad por dentro durante la primavera o el otoño, para así evitar el frío intenso del invierno o las aglomeraciones de turistas durante la época estival, momento en el que se producen un mayor número de colas y la experiencia puede resultar incómoda como consecuencia de la masificación.

No creerás como es la Estatua de la Libertad por dentro
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article