Ocio y tiempo libre Paris

Paris ‘verde’: los 5 mejores parques que merece la pena conocer

parques de París


París es una ciudad que posee un buen número de parques y jardines, que constituyen un auténtico pulmón verde para dicha capital. Románticos y vistosos, los jardines y parques parisinos son ideales para pasear relajadamente por ellos, y algunos incluso para participar en interesantes actividades. ¿Te animas a descubrirlos en profundidad?

Los siguientes parques de París son los más conocidos e importantes de la capital francesa, pero sí se encuentran entre los preferidos de los parisinos, que suelen elegirlos para pasear o disfrutar de una agradable mañana festiva con su familia.

Bois de Boulogne

El  Bois de Boulogne, situado en la zona oeste de la ciudad de París, es un extenso territorio que abarca 846 Hectáreas, lo cual lo convierte en un gran parque, que supera incluso en tamaño al famoso Central Park de Nueva York.

El Bois de Boulogne es un auténtico pulmón verde, y muy aconsejable para ser visitado especialmente por todos aquéllos a los que les fascina el contacto con la naturaleza, que se encontrarán en un auténtico paraíso. El parque destaca por su frondosa vegetación, entre cuyas especies abundan los cedros, que de hecho ocupan más de la mitad del mismo. Sobresalen asimismo sus dos bonitos lagos unidos por una cascada. Con toda seguridad, uno de esos parques de París que merece la pena descubrir.

Jardines de Luxemburgo

Estos jardines, para muchos los más bellos de París, fueron creados a principios del siglo XVII, por orden de María de Médicis. En ellas se encuentra el espectacular Palacio de Luxemburgo, que actualmente aloja en su interior al Senado. Se sitúan en el Barrio Latino, cerca del Panteón.

Se trata de un espacio en el que abundan las plantas y árboles, así como las estatuas, pero que está también muy pensado para el entretenimiento de quienes lo visitan, que encontrarán pistas de petanca y tenis o la posibilidad de realizar algún interesante taller, como el de arboricultura o de apicultura.

Los niños encontrarán también su espacio en el parque, como el estanque, en el que pueden hacer navegar barquitos de vela, o como el atractivo teatro de marionetas.

Parque Montsouris

Otro de los mejores parques de París es el de Montsouris, creado por orden de Napoleón III, quien lo hizo a través de Georges-Eugène Haussmann, un funcionario parisino a quien el emperador le encargó varias reformas en París y al que concedió posteriormente el título de Barón.

Se trata de un parque de 16 Hectáreas, en el que destacan de manera especial sus jardines de estilo inglés, sus extensos prados, sus abundantes esculturas, sus 1400 ejemplares de árboles y un precioso lago. También sobresale dentro del parque el conocido como Observatorio Meteorológico de Montsouris, al cual se puede realizar una interesante visita.

En el Parque Montsouris no se ha olvidado a los más pequeños, que encontrarán dentro de su recinto un divertido parque infantil y un nostálgico teatro de marionetas, que funciona desde el año 1930.

Parque Monceau

El Parque Monceau, con una superficie que supera las 8 Hectáreas, destaca especialmente por sus serpentinos senderos y su conjunto de jardines parisinos, que conforman un conjunto bello y elegante. También por ser lugar de encuentro de elementos pertenecientes a distintas culturas, ya que dispersos por su recinto iremos encontrando una pirámide egipcia, un molino holandés, una columnata romana, algunas columnas corintias e incluso una fortaleza china.

Como en otros parques, abundan las estatuas, en este caso la mayor parte de ellas dedicadas a personajes históricos pertenecientes al mundo de la cultura, como el compositor Frédéric Chopin o el escritor Guy de Montpassant.



Parque Des Buttes-Chaumont

Uno de los factores que caracterizan este parque es que es muy empinado y que en él abundan los pequeños montículos, desde los cuales se puede disfrutar de unas espectaculares vistas de Montmartre.

En este parque se funden estilos como el chino y el inglés, y es aconsejable visitarlo en cualquier estación del año, ya que en cada una presenta un gran encanto y unos alicientes distintos.

Una de las peculiaridades del parque, que le distinguen del resto, es que en él encontraremos abundantes cuevas y grutas, así como cascadas, elementos que lo hacen diferente y le otorgan un gran atractivo. En el parque hay un puente colgante, obra de Gustave Eiffel, cuya altitud es de 63 metros. El puente nos conduce hasta una isla artificial, donde se halla el hermoso Templo de la Sibylle. Desde luego, otro de esos parques de París que no podemos perdernos a nuestro paso por esta bella capital.

Previous ArticleNext Article