Edificios emblemáticos Roma, Pasaporte cultural Roma

Paseamos por la bellísima Piazza Spagna en Roma

Piazza Spagna


Decía Samuel Johnson, el insigne literato inglés, que «todos los viajes tienen sus ventajas. Si el viajero visita países que están en mejores condiciones, él puede aprender cómo mejorar el propio. Y si la fortuna lo lleva hacia peores lugares, quizás aprenda a disfrutar de lo que tiene en casa». Tan cierto como que todos los caminos conducen a Roma, y los tuyos también te llevan hasta la Ciudad Eterna, tienes una cita obligada con la Piazza Spagna, uno de los lugares más concurridos de la capital italiana y la plaza más bella de Roma, en opinión de sus propios habitantes.

La monumental escalinata de la Piazza Spagna congrega a lugareños y turistas a partes iguales, siendo un lugar tan emblemático que ha sido retratado con merecimiento por todas las artes, especialmente el cine, en innumerables ocasiones. Su denominación (que se traduce a todas luces como Plaza de España) lo toma de la ubicación que desde el siglo XVII tiene la embajada española en su relación diplomática ante la Santa Sede y la Órden de Malta, conocida como el Palacio de España, también llamado Palacio Monaldeschi.

Situada en una de las mejores zonas de la capital italiana, esto es, en el cruce de las calles Via del Babuino, de la Via del Condottiy (muy popular en Roma por sus exclusivas tiendas) , de la Via dei due Macelli y de la Via della Propaganda, la Piazza Spagna se caracteriza por su elegancia infinita. Los edificios de color ocre que la custodian contribuyen a recrear esa mágica atmósfera de distinción y de lujo que la hacen única en el mundo.

Escalinata de la Piazza di Spagna

Inaugurada por el papa Benedicto XIII con ocasión del Jubileo del año 1725, fue construida para comunicar la plaza con la Iglesia de Trinità dei Monti. Sus ciento treinta y cinco peldaños son famosos en el mundo de la moda por ser lugar de celebración del desfile Donne Sotto le Stelle – Mujer bajo las estrellas -. Elegantes colecciones de casas tan célebres en la alta costura como lo son Byblos, Iceberg, Rocco Barocco, Egon von Fuerstenberg o Roberto Cavalli, tienen a mediados del mes de julio una cita obligada para mostrar (y demostrar) su profesionalidad creativa. En la esquina derecha de la escalinata se puede visitar la casa museo de John Keats, el poeta romántico de origen inglés. La última restauración del monumento tuvo lugar en el año 1995.



Por otra parte, destaca en la Piazza Spagna otro monumento de importancia, que participa activamente de su identidad. Hablamos de Fontana della Barcaccia, fuente diseñada por Pietro Bernini y acabada por su hijo Gian Lorenzo, a petición del Papa Urbano III. Perteneciente al barroco temprano, la “fontana” ocupa el centro de la plaza. Los grabados de la familia Bernini (esto es, soles y abejas) ensalzan su belleza. Al sur se encuentra la columna de la Inmaculada Concepción. Le debe su nombre a su peculiar forma de barco que, según cuenta la historia, mantiene un parecido bastante razonable con una embarcación que naufragó y encalló en la plaza en la inundación del Tíber del año 1598. De la popa y la proa emergen corrientes de agua potable.

 Así las cosas, la Piazza Spagna es un museo en plena calle. En el aire se respira armonía, glamour, belleza y encanto. Sentado en su escalinata se descubre la verdadera esencia del país con forma de bota, y el tiempo casi parece detenerse. Existen infinidad de razones para visitarla, pero sobre todo hay una que no podemos obviar: la plaza sabe a España. Y eso, para alguien que se sienta español, es todo un orgullo.

Paseamos por la bellísima Piazza Spagna en Roma
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article