Edificios emblemáticos Paris, Pasaporte cultural Paris

Paseando por la Plaza des Vosges, la más antigua de la capital francesa

Plaza des Vosges


¿Sabías que la plaza más longeva de Francia encuentra su sitio en Le Marais? Hablamos de la Plaza des Vosges, una de las más visitadas y queridas de la Capital de la Luz, en gran medida por ser la sede orgullosa de los museos de Carnavalet y Picasso o la Galería Modus Art. Pero ¿cuál es su historia?, ¿qué atractivos contiene?, ¿por qué merece la pena visitarla? En las siguientes líneas encontrarás la respuesta a estas y otras cuestiones interesantes.

La Plaza des Vosges resulta inconfundible por sus arcadas, su elegante trazado y las diferentes mansiones de roja fachada que la envuelven, poseedora además de un ambiente animado y cosmopolita, herencia del barrio en que se ubica, Les Marais.

Durante siete largos años, el arquitecto Louis Métezeau construyó esta plaza, con un diseño que sería repetido en la plaza Ducal de Charleville-Mezieres, inaugurada poco después en 1628. A su alrededor se elevan una serie de mansiones de ladrillo rojo, nada menos que 36 pabellones, que armonizan entre sí, formando un cuadrado de 140 metros.

La historia de la Plaza des Vosges comienza en 1612, cuando Enrique IV ordenó la construcción del que sería su Palacio Real, aunque su actual denominación debió esperar hasta el siglo XIX. Tampoco en sus orígenes disponía de los bellos jardines y fuentes que admiramos hoy y donde pueden encontrarse a turistas y oriundos conversando. Durante sus primeros años contó con una estatua, la de Luis XIII, que no siendo del gusto de los revolucionarios terminó por desaparecer.

Plaza des Vosges, sede de museos increíbles

Pero los atractivos externos de la Plaza des Vosges compiten con sus tesoros interiores, pues estas mansiones del XVII albergan algunos de los museos más exitosos de la capital francesa. Hablamos, por ejemplo, del Museo de Picasso, donde las obras del genio malagueño se exponen dentro de los límites del Hotel Salé, con una envidiable colección que hará las delicias de los incondicionales de Picasso. No obstante, la Ciudad Condal también alberga un museo dedicado a este artista en el Carrer Montcada, con el que puedes complementar un tour cultural centrado en Picasso.



Otra de las atracciones de la Plaza des Vosges es el Museo Carnavalet, que atesora una colección de obras artísticas cuyo leitmotiv es la historia de Francia. Se ubica en un antiguo hotel del mismo nombre, con cerca de medio milenio a sus espaldas, existiendo por lo tanto un doble interés: el de explorar la crónica francesa a través del arte y deleitarse con la arquitectura centenaria del Carnavalet.

No podía faltar la Maison de Victor Hugo, célebre autor de Los miserables, El hombre que ríe o Noventa y tres, entre otros clásicos inmortales. Lo mismo que Charles Dickens y Robert Frost han visto cómo sus espacios creativos se han convertido en pequeños museos, el caso de Hugo no ha sido una excepción, y por ello este maison es una parada obligada para quienes deseen visitar su lugar de trabajo, con varias plantas donde se reparten diferentes exposiciones.

La Galería Modus Art, por su parte, es una invitación sincera a disfrutar del arte modernista en un espacios íntimo, habitado por la flor y nata de Antonio Marra, Bruno Catalano, Hong Sungchul, Spyk, Ilhwa Kim o Jesus Curia, entre otros artistas pertenecientes a este movimiento.

Además de sus ‘residentes’ actuales, la Plaza des Vosges ha tenido el honor de acoger a figuras sobresalientes de la histoira francesa, como el Cardenal Richelieu, Robespierre o los autores Madame de Sévigné y Victor Hugo. Desde luego, esta edificación no tiene desperdicio, siendo una parada obligada para los turistas con inquietudes culturales.

Paseando por la Plaza des Vosges, la más antigua de la capital francesa
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article