Pasaporte cultural Portugal

Por qué el Castelo Dos Mouros cautiva a todos los turistas



Sintra atesora algunas de las grandes maravillas arquitectónicas de Europa, como el Palacio da Pena, el Cabo da Roca o el Palácio da Regaleira, pero ninguna brilla con la intensidad del Castelo dos Mouros. Pero ¿por qué merece la pena visitarlo?, ¿cuál es su historia?, ¿qué tiene de especial? Si quieres conocer la respuesta a estas y otras cuestiones, no te pierdas las siguientes líneas.

Sintra y sus 319,2 kilómetros cuadrados de superficie albergan una serie de proezas que sorprenden al turista desde el primer momento. Si existe en Portugal un reino de fantasía, ese es Sintra, y quizá el mejor ejemplo sea el Castelo dos Mouros. ¿Te animas a descubrir por qué?

Castelo dos Mouros, un pedacito del Medievo luso

Este castillo fue restaurado en el siglo XIX por el rey Fernando II. El Castelo dos Mouros (que literalmente significa ‘Castillo de los Moros’) conserva el encanto de una ruina antigua, con jardines muy pintorescos y densos bosques, que rodean las almenas, algo desmoronadas, que ofrecen vistas espectaculares de la región de Sintra. De ahí que sea una atracción muy recomendable en esta villa portuguesa, muy diferente del resto de palacios y casas señoriales.

El Castelo dos Mouros se encuentra a 3,5 km al sur de Sintra, pero la ruta implica una subida empinada en la Serra de Sintra. El medio recomendado para viajar al castillo es el autobús turístico 434 Sintra, que conecta la estación de tren, el centro de la ciudad, el Castillo de los Moros y el Palacio de Pena, entre otros puntos de interés. La entrada al Palacio de Pena está a menos de 200 metros de la entrada al Castillo de los Moros y se puede caminar fácilmente.

Una descripción de este monumento hace pensar, inevitablemente, en castillos de fantasía. El Castelo dos Mouros es una fortaleza en ruinas con altos muros de piedra, murallas y grandes almenas, todas las cuales se pueden explorar libremente. En sus puntos más elevados es posible disfrutar de vistas panorámicas de las colinas de la Serra de Sintra y las llanuras circundantes, que se extienden desde el oeste hasta el Océano Atlántico.

El castillo de los Moros no tiene la historia del Palacio Nacional ni la extravagancia del Palacio de la Pena, pero eso no significa que no sus orígenes no contengan esos toques de emoción y aventura que caracterizan a este tipo de fortalezas medievales.

Breve historia del Castelo Dos Mouros

Los orígenes del Castelo dos Mouros datan del siglo VIII, durante la época de la invasión de los musulmanes del norte de África. La ubicación de esta fortaleza se seleccionó por su cercanía con respecto al río Tajo y la protección que ofrecía a la ciudad de Sintra. Las crónicas árabes detallaban que esta villa lusa era muy rica en campos de cultivo. Por aquel entonces, el Castelo dos Mouros era uno de los castillos más importantes de la región, incluso más que el castillo de Lisboa.



Una cruzada cristiana inicial, dirigida por el rey Alfonso VI de Castilla, logró capturar el Castelo dos Mouros en 1093, pero las fuerzas fueron expulsadas al año siguiente. El castillo floreció entre la primera y la segunda cruzada cristiana.

Las fortificaciones del Castelo dos Mouros se mejoraron mucho, pero no fueron suficientes para repeler la segunda cruzada cristiana, mucho más grande en 1147. Los primeros reyes portugueses reforzaron las defensas de los castillos moros, pero la corte real favoreció a Lisboa, siendo su esplendor mucho mayor en los siglos subsiguientes.

La importancia del Castelo dos Mouros se redujo a lo largo de los siglos. Tanto que en el siglo XV los colonos judíos fueron sus únicos habitantes. Cuando los mismos fueron expulsados de Portugal, el castillo fue completamente abandonado. En 1636, un rayo causó un incendio masivo que destruyó la fortaleza central, mientras que en 1755 el devastador terremoto arrasó gran parte de las murallas y almenas. El castillo de los moros en esta época era tan insignificante que ni siquiera se consideró en los planes de reconstrucción que siguieron al terremoto.

A pesar de todo, la historia ha hecho justicia a esta fortificación, restituyendo su anterior importancia. De ahí que, en la actualidad, el Castelo dos Mouros sea una de las atracciones más codiciadas de Sintra. Si quieres visitarla, sus puertas permanecen abiertas de 09:30 a 20:00 durante la temporada de verano, mientras que en invierno abre de 10:00 a 18:00. Está disponible los 7 días de la semana, algo reseñable, ya que los lunes es cuando la mayoría de los monumentos de Lisboa están cerrados.

El coste de la entrada ronda los 5-6 euros, una menudencia considerando el espectáculo visual que supone una visita al Castelo dos Mouros, auténtica joya de la arquitectura lusa, que no puedes perderte durante tu escapada turística.

Por qué el Castelo Dos Mouros cautiva a todos los turistas
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article