Edificios emblemáticos Madrid, Pasaporte cultural Madrid

Por qué merece la pena visitar el Palacio Real de Madrid

Por qué merece la pena visitar el Palacio Real de Madrid


Lo mismo que Gran Bretaña tiene su Palacio de Buckingham y Francia su Palacio de Versalles, España no podía ser menos, y por ello poco tiene que envidiarles el Palacio Real de Madrid. Este histórico edificio, una pieza imprescindible para entender el pasado del país mediterráneo, encuentra su sitio en la Calle de Bailén, frente al Teatro Real y cerca de la estación Príncipe Pío. Si planeas hacer una visita a la capital española y quieres explorar este palacio, las siguientes líneas te sorprenderán gratamente.

Con más de 250 años de historia a sus espaldas, el Palacio Real de Madrid ocupa un lugar destacado en la geografía madrileña. Sus dimensiones son considerables: nada menos que 135 mil metros cuadrados que albergan unas 3500 estancias, lo que lo convierte en el palacio de mayores dimensiones del continente europeo.

Pero ¿cómo es el Palacio Real de Madrid? En su interior se dan cita estancias muy suntuosas, como no podía ser de otra manera, algunas tan reconocibles como el Salón del Trono, la Sala de Porcelana o el Comedor de Gala. Como curiosidad, merece la pena mencionar que en tiempos era conocido como el Palacio de Oriente, dado que se situaba en la plaza del mismo nombre, siendo para los madrileños una denominación erróneo, dado que este palacio se encuentra en la parte occidental de la capital.

Por qué el Palacio Real renació de sus cenizas

La historia del Palacio Real de Madrid comienza con la cremación del antiguo palacio real, como consecuencia del terrible incendio de 1734 que asedió el Alcázar de los Austrias, convertido en residencia por los reyes tras la reconquista.



El actual Palacio Real fue encomendado al italiano Juan Bautista Sachetti por el rey en funciones del momento, Felipe V, aunque su construcción fue culminada por Francisco Sabatini. Dicho palacio no comenzó a ser habitado por los reyes hasta 1764, cuando Carlos III se convirtió en el primero en fijar su residencia en este edificio. El último, sin embargo, sería Alfonso XIII, a quien la Segunda República obligó a abandonarlo en 1931. Los sucesivos reyes, Juan Carlos I y el vigente Felipe VI han residido en la Zarzuela, no en este histórico palacio.

Así las cosas, si quieres visitar el Palacio Real de Madrid, la tarifa estándar ronda los 11 euros. No obstante, los más pequeños (menos de 5 años) pueden acceder de forma gratuita, mientras que los ancianos mayores de 65 años y los jóvenes de entre 5 y 16 sólo disponen de una tarifa reducida de 5 euros. Asimismo, te recomendamos visitar otros edificios importantes a su alrededor, como el Teatro Real, el Parque de Atenas, la Plaza Mayor o el Real Monasterio de la Encarnación, entre otros.

Por qué merece la pena visitar el Palacio Real de Madrid
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article