¿Por dónde salir? Madrid, Edificios emblemáticos Madrid, Ocio y tiempo libre Madrid, Pasaporte cultural Madrid

Puerta de Alcalá, una parada obligada para los amantes de la historia

Puerta de Alcalá, una parada obligada para los amantes de la historia


La Puerta de Alcalá es uno de los símbolos indiscutibles de la belleza y la historia de Madrid. Es quizás el monumento más visitado y uno de los puntos de interés en cualquier visita que se jacté de recorrer los puntos históricos de la capital española. Su importancia es similar a la del Arco del Triunfo en París o la puerta de Brandenburgo en Berlín. Al ser un punto turístico de interés y estar ubicado en medio de la ciudad, siempre hay un intenso tráfico de automóviles y de transeúntes, lo que impide disfrutarla en toda su magnitud. De todas formas, la Puerta de Alcalá tiene muchos misterios y atractivos para los viajeros y te contamos algunos para que aprendas a mirarla con otros ojos.

Originalmente la Puerta de Alcalá servía como uno de los puntos de acceso a la capital. En aquellos tiempos toda la ciudad estaba protegida por una muralla, además de la Puerta de Alcalá también siguen en pie el Portillo de San Vicente y la Puerta de Toledo. La de Alcalá fue construida con granito y su nombre se debe a que era la única puerta que conectaba con el pueblo de Alcalá de Henares, lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes Saavedra.

A lo largo de la historia ha habido tres puertas diferentes, la primera data del siglo XVII, con un diseño rústico similar al de una entrada de cementerio. Posteriormente, en tiempos de Felipe III se elaboró una segunda puerta, con tres arcos y dos torres, una en cada esquina. Esta puerta, cuenta la leyenda, fue criticada por Carlos III quién decidió mandar a construir una nueva, digna de su grandeza.



La tercera Puerta de Alcalá es la que vemos hoy en día, la más ornamentada de la historia y poseedora de una historia controvertida, incluso para un monumento de la realeza. Las exigencias de Carlos III fueron tantas, que aún hoy se siguen apreciando los detalles con los que pidió que ornamentaran la entrada.

Si se ve desde el lado este o desde el lado oeste, la Puerta de Alcalá muestra diferentes rasgos. En el lado este hay diez columnas, tres cabezas de un hombre barbudo sobre los arcos, niños llevando armas en la cornisa y un blasón con el escudo de armas real en el arco central. En el lado oeste se pueden ver dos  columnas y pilastras, tres cabezas de león sobre los arcos, formaciones de cascos, estandartes y escudos en la cornisa y banderas y cascos sobre el arco central.

Estas son solamente algunas de las muchas curiosidades de la Puerta de Alcalá, uno de los puntos de encuentro más emblemáticos de Madrid. Si paseas por la capital española no debes dejar de visitar este lugar, un complejo monumental que con el paso del tiempo sigue atrayendo a grandes y chicos que se dejan cautivar por su belleza y sus misterios.

Puerta de Alcalá, una parada obligada para los amantes de la historia
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article