Pasaporte cultural Portugal

¿Qué es el Castillo de San Jorge y por qué todos quieren visitarlo en Portugal?



¿Estás de paso en Lisboa y te preguntas cuál es uno de sus principales puntos de interés? Como es natural, cada viajero tendrá una respuesta diferente que ofrecer, pues la capital portuguesa es una ciudad inagotable. Sin embargo, los amantes de la historia y la cultura lusa coincidirán en que el Castillo de San Jorge es la joya mejor guardada de esta urbe.

Situado en la cima de la colina de San Jorge, la más alta de Lisboa, esta fortificación es uno de los símbolos más emblemáticos del territorio portugués, siendo además la obra arquitectónica más distintiva de la capital. Como estás a punto de descubrir, la historia del Castillo de San Jorge se pierde en las arenas del tiempo. De hecho, las investigaciones arqueológicas han permitido descubrir rastros de la presencia de fenicios, griegos, cartagineses, romanos y musulmanes en este lugar.

Castillo de San Jorge, uno de los must del turismo en Lisboa

Conocido entre los lugareños como Castelo de São Jorge, el Castillo de San Jorge es uno de los lugares más emblemáticos de Lisboa, poseedor de una silueta que se destacan tanto de día como de noche, pues corona la cima de la colina de San Jorge, que bautiza esta histórica fortificación.

Las visitas guiadas al Castillo de San Jorge se prolongan aprox. durante toda una mañana, por lo que te recomendamos abrir un hueco en tu agenda para descubrir sus tesoros sin prisas. Cuenta con once torres, así como un pequeño museo, un bar y un restaurante, perfecto para dar un mordisco a la cocina lisboana.

Por otra parte, el Castillo de San Jorge goza de una excelente ubicación y por lo tanto es un buen punto de partida para descubrir otras maravillas de la ciudad, como la Catedral de Lisboa, la Iglesia de São Nicolau, el Museu do Fado o el Monasterio de São Vicente de Fora, entre otros.

¿Cuál es la historia del Castillo de San Jorge?

El Castillo de San Jorge fue construida por los árabes a mediados del siglo XI, siendo el último bastión defensivo de quienes residían en la ciudadela. Después de que Dom Afonso Henriques conquistara Lisboa el 25 de octubre de 1147, para convertirse en el primer rey de Portugal, esta fortificación comenzó su edad de oro, llegando a ser el hogar de la realeza.



Los antiguos edificios del periodo árabe fueron modificados y ampliados para recibir al rey, a su corte y al obispo, así como a los Archivos reales en una de las torres del castillo. Una vez que los reyes portugueses lo transformaron en un palacio real en el siglo XIII, se convirtió en la sede orgullosa donde serían recibidas las personalidades de la época, tanto portuguesas como extranjeras, así como para celebrar festividades y coronaciones durante los siglos XIV, XV y XVI.

Cuando Portugal se convirtió en parte de la Corona española en 1580, el Castillo de San Jorge asumió un propósito militar más importante, que continuó hasta principios del siglo XX. Después del terremoto de Lisboa en 1755, fueron muchos los edificios del castillo que debieron ser reconstruidos parcial o totalmente.

El castillo y las ruinas del antiguo palacio real fueron redescubiertos después de importantes trabajos de restauración, llevados a cabo entre 1938 y 1940. Tras una serie de restauraciones muy ambiciosas, este castillo recuperó su antigua magnificencia y fue abierto al público. La investigación arqueológica realizada en varias áreas a fines del siglo XX, además, ha permitido constatar la importancia histórica de la fortificación, sirviéndole de aval para ser calificado Monumento Nacional.

En vista de lo anterior, el Castillo de San Jorge puede considerarse como una parada obligada durante nuestro paso por la capital portuguesa.

¿Qué es el Castillo de San Jorge y por qué todos quieren visitarlo en Portugal?
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article