Pasaporte cultural Egipto

Templo de Luxor, una de las construcciones más asombrosas de Egipto



De entre todas las reliquias faraónicas que pueden encontrarse en Egipto, el Templo de Lúxor brilla con especial intensidad, destacándose en el paisaje egipcio con gran belleza. Si estás planificando una escapada a Lúxor y quieres visitar uno de sus mayores tesoros históricos, tienes una cita obligada con este templo.

Tiempo atrás la ciudad de Lúxor era conocida como Tebas, capital del Antiguo Egipto y hoy declarada Patrimonio de la Humanidad por el comité de la Unesco. El templo que lleva su nombre se jacta de ser uno de los monumentos más bellos y poderosos de Egipto, conocido como Ipt-Rsyt o el santuario del sur, estando dedicado al dios Amon, su esposa Mut y su hijo Khonsu.

Templo de Lúxor, uno de los tesoros mejor guardados de Egipto

El Templo de Lúxor no se encuentra entre los monumentos históricos más visitados de Egipto por casualidad. Durante el Imperio Nuevo, se lo conoció como Ipt-Rsyt, o el santuario del sur, para diferenciar este edificio del Templo de Karnak, lo que no debe sorprendernos: muchas de las características del Templo de Lúxor eran similares a las del Templo de Karnak.

Dos cosas que realmente se destacan en el Templo de Lúxor son las enormes estatuas de faraones en su parte delantera y la Avenida de las Esfinges. Parte de la misma, que originalmente conectaba ambos templos, fue restaurada en 2010.

El Templo de Lúxor fue construido con piedra arenisca Nubia de la región Gebel el-Silsila. Su diseño se compone de dos grandes obeliscos, que se encuentran fuera de la entrada y parecen ser del mismo tamaño y la misma altura que la pared que se encuentra detrás de ellos, pero en realidad son de diferentes tamaños. Sin embargo, el posicionamiento único y hábil de los objetos cambia la percepción de la distancia relativa. Este efecto espacial y visual enfatiza el camino a la entrada del Templo de Luxor.



¿Cuál es la historia detrás del Templo de Lúxor?

El templo de Lúxor fue uno de los edificios religiosos más importantes, ya que estuvo asociada a numerosas fiestas religiosas del antiguo Egipto, como el Festival Opet. Esta fiesta de carácter anual era una de las más seguidas por el pueblo. Durante unos 15 días, la Tríada Tebana (Amun, Mut y Khonsu) viajaría desde el Templo de Karnak hasta el templo de Luxor. Allí, Amun-Re de Karnak se reuniría con Amun de Luxor, y al estar unidos, garantizarían la recreación del cosmos cada año.

Como sucede con tantos otros edificios del Antiguo Egipto, la edifición de este templo no se produjo de la noche a la mañana, sino que requirió del apoyo de varias generaciones. La construcción fue iniciada por el faraón Amenhotep III, quien ordenó erigir la Columnata de Amenhotep III, que son 7 pares de columnas de papiro de flor abierta, cada una de 16 metros de altura. Además, levantó la Corte de Amenhotep III.

Sin embargo, el templo de Lúxor fue terminado por Tutankamón. No obstante, Ramsés II construyó el pilón de Ramsés II, que muestra dos torres de 24 metros de altura y 65 metros de ancho y está decorado con sus expediciones militares y su victoria en la batalla de Cades. Suya es la construcción de la Gran Corte, una columna de papiro muy vistosa.

Por otra parte, una visita al Templo de Lúxor es una invitación sincera a descubrir otras joyas egipcias emplazadas a poca distancia, como la Necrópolis de Theban o el Valle de los Reyes. Y es que cada uno de los rincones de este mágico país atesora un tesoro que descubrir.

Templo de Luxor, una de las construcciones más asombrosas de Egipto
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article