Edificios emblemáticos Paris, Pasaporte cultural Paris

Torre Eiffel: todo lo que necesitas saber antes de visitarla

Torre Eiffel


París tiene una amplísima oferta cultural para sorprender al visitante recién llegado, y no hablamos únicamente de su patrimonio histórico: también su iluminación, su gastronomía, su sociedad, su arte y, sobre todo, el encanto que invade al turista ensalzan la importancia de la Ciudad de las Luces. Indiscutiblemente uno de sus mayores atractivos es la majestuosa Torre Eiffel, visita obligada en todos los sentidos. ¿Te animas a descubrir todos los secretos del monumento más emblemático de la capital francesa?

Esta majestuosa torre, construida por el ingeniero francés Gustave Eiffel entre 1887 y 1889, contó con 250 operarios para su construcción. Erigida para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa en las Exposiciones Universales de 1889 y 1900 respectivamente, el ejército francés instaló posteriormente una antena de comunicación de 24 metros de altura, un remate que reconocemos en todas las estampas de la ciudad. Durante la ocupación alemana de París hacia la primera mitad del siglo XX, la Torre Eiffel se utilizó como medio de transmisión de la televisión de las potencias del Eje.

Aunque Eiffel levantó otras obras con hierro pudelado, como el Puente sobre el Duero en Oporto y el Pont Garabit, la torre es uno de los monumentos de la arquitectura del hierro más importantes del mundo. A simple vista no presenta una funcionalidad en concreto, es la estética de este gigante lo que convierte a la estructura en todo símbolo arquitectónico europeo debido a su original diseño.

Eiffel construyó la torre en uno de los límites del Campo de Marte, a orillas del Sena, un monumento de trescientos metros de altura siguiendo los dictámenes de Maurice Koechlin y Émile Nouguier, ingenieros que trabajaban a sus órdenes en la compañía Eiffel & Co, aunque el diseño se lo debemos al arquitecto Stephen Sauvestre. Dividida en tres pisos, la subida a los dos primeros puede hacerse a pie por 5 €, siempre antes de las 18:30 horas. Los más arriesgados deben saber que sus 1.665 escalones no son aptos para todos los públicos y que después de la subida, la bajada puede llegar a ser vertiginosa.



Por el contrario, si el visitante decide subir en ascensor hasta la Torre Eiffel, hasta el segundo piso lo puede hacer por 9 €. Pero es recomendable una vez allí subir hasta el último piso. Por 15,50 € el visitante contemplará una panorámica de la ciudad inigualable, visión que contempló a diario la familia Eiffel durante los años que vivieron en el último piso de la torre, lugar en el que encontrará una simpática recreación del que fue hogar de la familia del ingeniero. Si visitas París próximamente puedes encontrar entradas para la Torre Eiffel aquí.

Dado el gran número de turistas que acuden al monumento, con más de 7 millones de visitas anuales, el acceso a la torre exige paciencia. Para evitar la espera en la medida de lo posible, recomendamos acudir a primera o bien durante la caída de la tarde. Aunque cuente con un amplio horario, desde las 09:30 horas hasta las 00:00 a partir del 15 de junio, las colas pueden llegar a ser interminables, sobre todo durante los fines de semana. Que la impaciencia no desvanezca tu curiosidad, pues la Torre Eiffel es una de esas joyas históricas que merece la pena visitar.

Y si te has quedado con ganas de saber más, no te pierdas las siguientes curiosidades de la Torre Eiffel.

Torre Eiffel: todo lo que necesitas saber antes de visitarla
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article