Edificios emblemáticos Madrid, Pasaporte cultural Madrid

Visitamos el Templo de Debod, una de las mayores rarezas de Madrid

Templo de Debod


Dentro de la amplia oferta de ocio y cultura que la ciudad de Madrid ofrece, encontramos un templo traído desde Egipto cuya peculiar historia no dejará de sorprenderte. El Templo de Debod llegó a la capital como un obsequio que el estado egipcio ofreció a España por la colaboración durante la construcción de la presa de Assuán. ¿Te animas a descubrir todo lo que puede ofrecerte el Templo de Debod?

La localización geográfica de la cultura egipcia fue clave para la importancia de tan magno imperio. Establecido en los márgenes del río Nilo, gracias a los desbordamientos de su caudal, el agua inundaba los terrenos colindantes, fertilizando los suelos que luego aportarían abundantes cosechas para nutrir a los pueblos cercanos. Este hecho, junto a la óptima climatología, favoreció la consolidación de una sociedad con un amplio desarrollo social, económico y religioso.

Desde el Parque de la Montaña podrás contemplar el templo original, que se emplaza en el lado oeste de la Plaza de España, junto al Parque del Oeste. Allí podrás contemplar un inolvidable juego de luces y sombras que se proyectan sobre el antiguo templo, construido entorno al 2.200 a.C. En 1956 el por entonces líder político egipcio, Gamal Abdel Nasser, el país buscó financiación para construir la presa de Assuán con intención de nacionalizar el Canal de Suez. Para costear el proyecto, controlando el caudal del río Nilo para evitar las desastrosas riadas sobre las cosechas circundantes y para mejorar la economía del país.

Orígenes del Templo de Debod

Uno de los países cooperantes fue España, que colaboró económicamente en el complejo traslado de los templos faraónicos durante la campaña arqueológicas promovidas para salvar el patrimonio histórico de Nubia, del que peligraba su conservación a consecuencia de la construcción de la enorme presa. Recordemos que el rápido levantamiento de la presa hizo que, en tan sólo dos meses, entre febrero y marzo de 1966, el Templo de Abu Simbel fuera trasladado piedra a piedra 60 metros arriba.

Pero período tan breve difícilmente un proyecto de esa magnitud empresa provoco la desatendida protección que merecía. Por el camino quedaron piedras sin colocar y, junto a los cálculos erróneamente realizados, la campaña no tuvo el éxito esperado debido a la pérdida o destrucción del material original.

España continuó prestando ayuda contribuyendo científicamente con el envío de campañas arqueológicas durante una misión que duró 5 años (1960 y 1965), participando en diversas excavaciones en torno a la Segunda Catarata para evitar que las aguas del río Nilo acabaran con los numerosos tesoros arqueológicos que el suelo egipcio nos descubrió.



Como agradecimiento por la ayuda prestada, el gobierno español solicitó al estado egipcio la donación de Templo de Debod como recompensa por su cooperación tras conocer que Egipto debía donar los templos de Dendur, Taffa y Ellesiya a los países cooperante ante la ayuda recibida. Aceptada su propuesta, el templo cumplirá el próximo día 20 de julio el 45º aniversario de su inauguración en el mismo lugar en el que hoy se conserva. Fue el equipo del arqueólogo Martín Almagro Gorbea el responsable de transportar el templo hasta España gracias a un equipo que se ocupó de todo el proceso, desde la extracción, el traslado y el montaje de cada una de las piedras.

El acceso es gratuito y permanece abierto de martes a domingo pero, debido a los problemas de conservación que presenta (durante los primeros años tras su inauguración el templo no estuvo vigilado) y la falta de seguridad en sus alrededores, su acceso puede sufrir cierres eventuales, siempre bajo un número restringido de visitantes, que nunca supera las 30 personas. El tiempo estimado en su interior es de 30 minutos, sin límites en las zonas descubiertas. No te pierdas una de las mejores estampas y puestas de sol que la ciudad de Madrid te ofrece.

Así las cosas, el Templo de Debod aparece como una visita obligada para los turistas con inquietudes culturales o simplemente que deseen explorar uno de los monumentos más insólitos de la Comunidad de Madrid.

Visitamos el Templo de Debod, una de las mayores rarezas de Madrid
¿Que te ha parecido este pos?
Previous ArticleNext Article